El carnaval de Venecia es una fiesta que reúne a millones de turistas para disfrutar de una tradición que se remonta ocho siglos atrás, en la que la nobleza se mezclaba con el pueblo para vivir unos días de desenfreno y lujuria en el más absoluto anonimato, para ello utilizaban las máscaras que evitaban ser reconocidos en una fiesta en la que no había diferencias entre ricos y pobres.

Esa costumbre ha llegado a nuestros días, solo hay que visitar la ciudad, del 16 de febrero al 5 de marzo, para realizar un viaje al pasado donde el protagonista principal son los trajes de época, algunos son verdaderas obras de arte, que lucen orgullosos los venecianos. Unos días en que la ciudad se ve inundada de gente, por este motivo, os dejamos algunas recomendaciones básicas para disfrutar de esta fiesta.






Imprescindible

Lo primero es llevar un máscara o un antifaz consigo, ya que todo el mundo se disfraza, también es posible realizar un maquillaje callejero, se ofrecen en muchos lugares. Ya sabes: ‘allí donde fueres, haz lo que vieres’.

Carnaval de Venecia, Italia
(franckreporter / Getty Images)

Tampoco hay que olvidar que estamos en febrero, así que es necesario llevar ropa de abrigo, incluso guantes y gorros, ya que la ciudad está rodeada de canales y el nivel de humedad es alto. También se puede producir el fenómeno de l’acqua alta. Así que unas botas de agua en la maleta no estarán de más.

La mayor parte de las actividades tendrán lugar en la plaza San Marcos, merece la pena organizarse un poco y consultar la web del carnaval para estar informado de horarios y eventos.

Carnaval de Venecia, Italia
Carnaval de Venecia, Italia
(SorinVidis / Getty Images)

No hay que olvidar que hay un número máximo de personas que pueden visitar la ciudad al mismo tiempo, habrá que madrugar para no quedarse fuera.





Por supuesto hay que callejear e intentar visitar algunos edificios importantes como: la basílica de San Marcos y su campanile, el palacio Ducal, Museo de Venecia del siglo XVIII, el puente de Rialto, el puente de los Suspiros, la iglesia de Santa María de la Salute, la basílica de San Giorgio Maggiore y la iglesia la Madonna dell’Orto, entre otros.


Gastronomía

Hay que probar los dulces típicos venecianos del carnaval: los buñuelos fritole, galano, y castagnole.

Ir de tapas que aquí se llama cicchetti o cicheti, se trata de pequeños platos hechos a base de una rebanada de pan y otros ingredientes. Normalmente se acompañan de vino blanco y se pueden probar en los bares típicos llamados bacari.

'Ccchetti' o lo que aquí llamamos tapear
‘Ccchetti’ o lo que aquí llamamos tapear
(Michela Simoncini – Flickr)

Importantísimo hacer un aperitivo, por la tarde, un spritz, a base de Aperol, agua con gas, vino espumoso y una rodaja de naranja.


A buen precio

Una vuelta en góndola por los canales es una gran experiencia, pero también muy cara, una opción más asequible son unas barcas llamadas traghetto
, muy parecidas a las primeras, que sirven para transportar pasajeros únicamente en algunos puntos específicos del Gran Canal.





Comprar el City Pass que es 100% personalizable en función de días, visitas cerradas, transporte, traslados… esta tarjeta se puede conseguir por internet y supone un ahorro.

Un aperitivo con Spritz, un clásico en Venecia
Un aperitivo con Spritz, un clásico en Venecia
(John Cartwright / Getty Images/iStockphoto)

Aprovechar la hora del aperitivo, de seis a siete de la tarde, para comer gratis con la bebida, ya que suelen ofrecer un pequeño bufet durante esa hora.

Venecia es una ciudad cara, así que hay que intentar buscar alojamiento cuanto más lejos del centro mejor, como en los barrios de: Castello (en el extremo este de la isla), Dorsoduro (en la zona sur) y Cannaregio al norte.

Carnaval de Venecia, Italai
Carnaval de Venecia, Italai
(emicristea / Getty Images)









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: