La conveniencia de trasladar actividades al exterior para evitar el contagio de la COVID-19 por aerosoles, según la comunidad científica una de las principales vías de transmisión de la enfermedad, tiene un aliado en el deporte: prácticamente todas las disciplinas nacieron y pueden disputarse al aire libre sin perjuicio para la competición.

¿Una idea para los organizadores de futuros torneos si la pandemia tarda en desaparecer? Ya han surgido las primeras iniciativas, como la que emprendió la semana pasada la Federación Búlgara de Taekwondo, un deporte que se disputa bajo techo pero que está dispuesto a adaptarse: se programó el regreso a la actividad con una competición al aire libre en un estadio de atletismo de Sofía, porque «la filosofía de las artes marciales enseña a superar los obstáculos, no a detenerse ante ellos», indicaron los organizadores.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: