El ‘president’ de la Generalitat, Quim Torra, este domingo en Bescanó (Girona). TONI FERRAGUT / VÍDEO: ATLAS

La víspera de acudir al juicio que se celebrará este lunes en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para ser juzgado por un delito de desobediencia, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha insistido este domingo en su desafío al Estado. En un mensaje en Twitter con motivo de cumplir año y medio en el cargo, Torra ha declarado su «compromiso para trabajar, sin tregua, para culminar el proceso de independencia». El mandatario catalán recuerda que cuando prometió el cargo lo hizo «con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representada en el Parlament».

En paralelo a ese apunte en las redes sociales, Torra ha reclamado también este domingo volver a dialogar con el Gobierno central y hacerlo sin condiciones y «de tú a tú, hablando de todo». Un contacto que parece, hoy por hoy, complicado. Así lo ha explicado el president en una entrevista que publica hoy el diario Ara, en la que Torra ha informado de que llamó al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el pasado lunes, tras las elecciones, sin que le cogiera el teléfono: «Han pasado cinco días, no me ha llamado».

Las condiciones que pondría el presidente catalán para iniciar el diálogo, según ha dicho, son, precisamente, que «no haya condiciones» por parte del Gobierno. «Y esto», ha añadido en la entrevista, «lo hacemos, esta vez sí, con unas condiciones de formalidad, por lo que tenemos que recuperar aquella figura del mediador, del relator, llamémosle como queramos, que ha de ayudar a vestir un proceso de negociación serio y creíble». Para ese fin, Torra se muestra confiado en que «amigos como Jaume Asens o Gerardo Pisarello (de Catalunya en Comú), que han ido siempre a las manifestaciones en favor de los presos políticos y han estado siempre al lado del derecho de autodeterminación de Cataluña, no renunciarán a sus principios y que, por tanto, ciertamente aquí puede haber un cambio» político en la cuestión catalana.

Preguntado por si la investidura de Sánchez dependiera de los votos de su partido y si estaría dispuesto a votar no e ir a unas terceras elecciones, Torra contesta que «es evidente que sí. Nosotros ya votamos no al señor Sánchez y no votaremos nunca a cambio de nada. En absoluto.
Ni daremos más cheques en blanco».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: