En un país donde el pequeño propietario es quien mayoritariamente lleva el peso del mercado de alquiler de vivienda, el seguro de impago se ha convertido en una herramienta que cada día gana más adeptos.

En un país donde el pequeño propietario es quien mayoritariamente lleva el peso del mercado de alquiler de vivienda, el seguro de impago se ha convertido en una herramienta que cada día gana más adeptos. Y es que en la mayoría de casos el arrendador cubre la hipoteca a través de la mensualidad que le aporta su inquilino. Un concepto que, en caso de faltar, le puede complicar mucho la vida. Por lo que, donde antes se pedían avales, ahora propietarios contratan seguros. Una tranquilidad y una protección que se traducen entre un 4% y un 6% de la renta anual. Algo que vale la pena plantearse.

¿Qué cubre un seguro de impago de alquiler?

Tras el boom parece que el mercado inmobiliario se está recuperando. Muchas son las personas que piensan invertir sus ahorros en la compra de una vivienda para su posterior alquiler. Lo cierto es que el 96% de propietarios son pequeños compradores de vivienda que necesitan el flujo constante para poder pagar la hipoteca. Por lo que contratar un seguro de impago de alquiler que proporcione cobertura al arrendador se está convirtiendo en una tendencia creciente en el mercado de la vivienda.

Seguros yaencontre es una empresa joven, pero con una estabilidad y crecimiento arrolladores, fruto de la especialización en el sector inmobiliario. En menos de 7 años se ha posicionado en el top 3 de Arag en facturación y emisión de pólizas, ganando la confianza de sus colaboradores y a su vez, afianzando la fidelidad de los clientes hacia las inmobiliarias.

Tal y como explica Ana María Muñoz Juarez, asesora Comercial de Seguros yaencontre, “Tratándose de una operación que presenta posibles riesgos como impago de rentas, daños a la vivienda o discusiones con inquilino, siempre es un buen momento para los seguros de impago de alquiler.” Una realidad que ahora, con el nuevo decreto ley que amplía la duración de contrato de 5 a 7 años, hace aún más vulnerable al propietario que ve aumentada su incertidumbre, obligación y desprotección en algunos casos.

“Tratándose de una operación que presenta posibles riesgos como impago de rentas, daños a la vivienda o discusiones con inquilino, siempre es un buen momento para los seguros de impago de alquiler.”

Solvencia del inquilino

Lo primero que se consigue con este tipo de producto es un buen inquilino. Es decir, la aseguradora estudia la viabilidad financiera del posible arrendatario antes de firmar el contrato. Es a través de un análisis de solvencia y viabilidad, como se comprueba que el candidato a inquilino es fiable y no cuenta con un perfil de riesgo para el inmueble. Para ello, se solicita una serie de documentación al arrendatario. Como explica Muñoz “A través de nuestro exhaustivo prescoring financiero, por un lado, estudiamos los ingresos correspondientes del inquilino para ver si puede pagar la renta mensualmente. Y por otro lado, analizamos su histórico crediticio para asegurarnos de que no tiene antecedentes negativos.” Eso sí, todo ello con la autorización de LOPD.

A través de nuestro exhaustivo prescoring financiero estudiamos los ingresos correspondientes del inquilino para ver si puede pagar la renta mensualmente y  analizamos su histórico crediticio para detectar antecedentes negativos.”

Garantía de pago

Pero, aunque uno se meta un buen pagador en casa, no siempre las cosas salen como se planean. Un despido, un accidente o cualquier improvisto inesperado puede impedir el pago de la mensualidad a principio de mes. Frente a estos casos, la hipoteca no perdona. La asesora comercial de Seguros yaencontre lo tiene claro, “Nuestra compañía colaboradora Arag garantiza la operación de alquiler y abona al propietario las mensualidades impagadas.”

”Nuestra compañía colaboradora Arag emite la póliza que garantiza el pago de las mensualidades de los inquilinos.”

Defensa Jurídica

Hay que tener en cuenta, que para que el Arrendatario perciba el anticipo de rentas, la compañía tiene que haber interpuesto demanda por desahucio. En estos casos, explica Anna María Muñoz “la empresa aseguradora es la encargada de cubrir tanto la defensa jurídica como sus gastos e incluso adelanta hasta 12 meses de rentas, mientras dura el proceso de desalojo.” Y no solo eso. En el caso de sufrir actos vandálicos en el continente, también tendrán cubierto por la aseguradora hasta 3.000 euros en daños, así como Asistencia Jurídica telefónica para informarles sobre el alcance de sus derechos como  arrendador.

“La empresa aseguradora es la encargada de cubrir tanto la defensa jurídica como sus gastos e incluso adelanta hasta 12 meses de rentas, mientras dura el proceso de desalojo.

¿Cómo afectará el nuevo decreto ley de alquiler en el sector?

Medidas adoptadas en el nuevo decreto ley de vivienda tales como alargar el contrato a cinco años o limitar la fianza a dos meses, hace pensar que el seguro de impago haya hecho ganar más clientela. Pero las aseguradoras no lo ven tan claro. Desde el punto de vista de Seguro yaencontre “esta modificación puede llevar a una ralentización en la nueva contratación de seguros ya que los contratos de alquiler que se anulan después del primer año, motivado por la confianza del propietario en su inquilino, tardaban 2 años en volver a asegurar a su nuevo arrendatario. Ahora, según el perfil del propietario, se podría ver desplazado a 5 ó 7 años.”

Lo cierto es que el sector inmobiliario no ve con buenos ojos esta nueva normativa que, en vez de incentivar el mercado, hace restricciones a los propietarios. Y es que se ha notado que, desde el primer intento de decreto ley en diciembre hasta la ratificada en marzo, el clima de incertidumbre ha llevado a paralizar el mercado del alquiler y, por tanto, la contratación de seguros.

Lo cierto es que los expertos opinan que debe haber una regulación y control de la especulación. Sin embargo, no estamos hablando de la necesidad de unas medidas urgentes, sino una ley de consenso que ofrezca garantías al inquilino y seguridad al propietario. Lo que está claro es que, si un propietario no lo ve seguro, no pone su piso en alquilar y, en consecuencia, como en cualquier mercado, cuanta menos oferta, más sube el precio.

 




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: