En tiempo récord, apenas tres semanas, han diseñado las fuerzas de seguridad del Estado, en coordinación con la ONU, el dispositivo de la Cumbre del Clima que arranca este lunes en Madrid, un evento «muy complejo» en el que participan más de 5.000 efectivos con el objetivo de que la cita se celebre sin incidentes.

A los operativos en la calle se unen los servicios policiales de Información e Inteligencia con un papel esencial ya que evalúan continuamente si existe alguna amenaza, sea terrorista o de otro tipo, como la asistencia de grupos radicales antisistema que pretendan alterar el normal desarrollo de la cumbre.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: