El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, ha defendido este miércoles en el Congreso su decisión de eliminar de sus encuestas las estimaciones de voto, la denominada ‘cocina’, por considerar que, desde 2015, cuando acabó el bipartidismo y los españoles empezaron a mostrar una mayor variación de voto, “los pronósticos son complejos” y las proyecciones “no valen”. Además, ha justificado el aumento presupuestario récord que recibe la entidad que dirige, de 11,4 millones de euros, por la posibilidad de que se adelanten las elecciones generales.

Tezanos ha comparecido en la Comisión de Presupuestos del Congreso para dar cuenta de este aumento significativo de la asignación pública prevista en el anteproyecto de presupuestos del Gobierno, pero ha dedicado buena parte de su tiempo en defender la labor del CIS, muy discutida desde que el dirigente asumió la dirección del centro.






El CIS dispondrá el próximo año de un presupuesto histórico de 11,4 millones de euros, una cifra nunca antes manejada por este organismo y que supone 3.380.000 euros más

El CIS dispondrá el próximo año de un presupuesto histórico de 11,4 millones de euros, una cifra nunca antes manejada por este organismo y que supone 3.380.000 euros más por la incorporación de nuevas encuestas. El proyecto de presupuestos prevé dotar al CIS con 11.435.330 euros en 2019, casi un 30% más que los 8.055.120 euros que recibió en 2018, cantidad por otra parte muy similar a las de ejercicios anteriores (8.047.620 euros en el 2017, y 8.361.510 en 2016, que además fue año electoral)

La explicación del espectacular crecimiento presupuestario del CIS estriba en el aumento de las encuestas y estudios sociológicos de este organismo, que se duplicarán durante este año. “Se están reclamando por doquier elecciones generales y eso hay que preverlo presupuestariamente”, ha argumentado Tezanos en el Congreso. Aunque ha dicho no saber si habrá finalmente adelanto0 electoral, ha señalado la necesidad de “tener hecha esa previsión”.


“Se están reclamando por doquier elecciones generales y eso hay que preverlo presupuestariamente”

Según explica el propio proyecto presupuestario, las encuestas pasarán de 35 realizadas en 2018 a 73 previstas a lo largo de 2019, mientras que en el año 2017 fueron 26 los sondeos encargados por el instituto demoscópico público. En el documento presupuestario también se advierte de la posibilidad de que se anticipen los comicios en Catalunya





En su comparecencia ante los grupos parlamentarios, Tezanos se ha defendido de las críticas asegurando que, por mandato del Congreso, está sondeando a expertos sociólogos, politólogos y encuestadores privados para tratar de buscar alternativas que permitan desvelar el voto oculto que se da en las encuestas. Pero ha lamentado que en los últimos meses se hayan difundido “opiniones erróneas sobre la labor del CIS y ha querido defender a los “magníficos profesionales” del centro.


“Es imposible cambiar un dato del CIS!

También ha reivindicado su trayectoria profesional y su perfil de catedrático de Sociología indicando que siempre ha compatibilizado su carrera con la política: “Nunca he sesgado una opinión por pertenecer a un partido”, ha remarcado, subrayando que en el CIS es “imposible” inventarse un dato o cambiarlo.

Tezanos admite que las encuestas fallan, “y no sólo las del CIS”, pero lo achaca a “la cocina”, no a los “datos primarios”, donde apenas hay diferencias con las encuestadoras privadas.

Según ha explicado, se ofrece proyección de datos, lo que se denomina ‘cocina’, porque no todos los encuestados dicen su opinión en las entrevistas. Antes había fórmulas métodos para estimar ese voto oculto, que básicamente se basaban en el recuerdo de voto y la simpatía expresada por los encuestados, pero ese modelo cambia en 2015 cuando acaba el bipartidismo con la irrupción de nuevos partidos y a la vez hay un cambio de comportamiento de los ciudadanos.





Ese cambio, ha detallado, se ve en dos conductas: antes se votaba siempre al mismo partido y ahora eso sólo un 33% se resiste a cambiar; y actualmente el voto ha pasado a decidirse en el último momento (cerca del 40% se decide en la campaña).

“Los métodos tradicionales no funcionan -ha comentado-. Y si a partir de 2015 sabemos que los pronósticos son complejos y que las proyecciones no valen, pues hemos decidido publicar los datos brutos”.


Ahora el electorado decide a última hora

Ante las elecciones andaluzas tuvieron que volver a hacer una proyección de voto, ya que es indispensable para hacer una atribución de escaños como se exige al CIS ante una cita electoral, y reconoce que resultó fallida, como otras empresas, porque más del 50% de sus encuestados no tenían decidido el voto cuando se les preguntó.

Su objetivo es buscar fórmulas alternativas para destapar ese voto oculto, y para ello ha hecho una convocatoria a universidades, colegios profesionales de sociólogos y politólogos, y empresas encuestadoras para recabar propuestas. Tezanos asegura que ya tienen una lista de más de veinte expertos y espera aprobar un dictamen plural en próximos meses.

Este sondeo con expertos tiene su origen en la moción que el Congreso aprobó el 20 de diciembre, ya que además de exigir el relevo de Tezanos, se instó también a buscar “el máximo consenso en la comunidad científica” en torno a “la metodología de trabajo en la muestra de entrevistas y los índices de corrección en el modelo de estimación de voto en las encuestas electorales”.






Críticas del PP y Cs

En su primera comparecencia en el Congreso desde que fue nombrado, Tezanos ha sido recibido con críticas de PP y Ciudadanos. Víctor Píriz, del grupo Popular, ha dicho que “los estudios que tratan de manipular al votante no deberían hacerse con medios públicos. “Saquen sus manos de las tablas del CIS”, ha proclamado.

Y Saús Ramírez, de Ciudadanos, ha puesto en duda la imparcialidad de Tezanos al considerar “imposible” que un exmiembro de la Ejecutiva Federal del PSOE como él no tenga la idea de ayudar al partido desde el CIS.

Tras su comparecencia, Tezanos ha reiterado ante los periodistas que “las encuestas no son polémicas, sino que a algunos no les gustan”. “Es la vieja historia de matar al mensajero”, ha concluido.

Si se aprueban los Presupuestos Generales del Gobierno Sánchez, el CIS dispondrá de un presupuesto récord de 11,4 millones de euros, un 30% más que los últimos años, un incremento derivado, entre otros factores, de la multiplicación de sus encuestas (pasan de 35 a más de 70, dado que 2019 es año de numerosas citas electorales), y del aumento de la muestra de sus barómetros mensuales, que han pasado de 2.500 a 3.000 entrevistas personales.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: