Espeso en la circulación e inofensivo en la ejecución, el Barcelona perdió en San Mamés la ocasión de dejar el campeonato bien cerca de la sentencia y, afectado por las bajas, evidenció algunos síntomas de fatiga mental, además de incapacidad para variar el rumbo de un partido. El conjunto de Valverde es tal líder como la semana pasada, pero no transmitió las sensaciones de determinación y poderío que ahora expresa el nuevo segundo clasificado, el Real Madrid. Es más, puede agradecer el empate sin goles en la catedral a la prodigiosa función de Ter Stegen, que desbarató oportunidades al límite cuando la grada ya celebraba goles.





Escuchado en una animada tertulia de aficionados locales en el exterior de San Mamés antes del partido. “Si no juega Messi, todavía tenemos algo que hacer”. La presencia o no del argentino en el once era el gran enigma. No está al cien por cien, pero Valverde decidió alinearlo porque no hay partido intersemanal y porque su mera estampa provoca desasosiego en el adversario.


Garitano ha recobrado la atávica propuesta directa ya agresiva del club

En este sentido, el Athletic de Garitano, que ha recobrado la atávica propuesta directa ya agresiva del club, arrancó mucho menos combativo y opresivo de lo previsto. La precaución por ambos bandos marcó el comienzo. No vayamos a hacernos daño de manera prematura, pensaron, y lo que apuntaba a una noche de intercambio de golpes quedó muy suavizado. Incluso las gradas de San Mamés parecían más sosegadas que de costumbre y no entraron en calor hasta el minuto 17, cuando Ter Stegen voló como un halcón para desbaratar un precioso intento con efecto de Susaeta después de recortar a Semedo.

Semedo se trasladó al lateral izquierdo para compensar la baja de Alba y Arturo Vidal regresó al equipo en lugar del lesionado Arthur. Dos almas antagónicas. En el escenario previsto, un carrusel de ida y vuelta, el músculo y el recorrido del chileno podían tener sentido, pero en la situación de minimizar errores quedó en evidencia. Pérdidas en zonas de riesgo, extravíos absurdos, entregas al rival… Valverde se trastornaba en el banquillo viendo la actuación de Vidal.


De nuevo, Coutinho estuvo triste y apagado

¿Oportunidades? Las mínimas. El partido era como una reproducción a escala colectiva de Coutinho, de nuevo triste y apagado. Algún destello para recordar las épicas batallas que el Barcelona ha vivido en San Mamés, como un centro de Messi que Luis Suárez no conectó de cabeza a la red por centímetros. El argentino seleccionó en el primer acto el regulador de mínimo consumo y mínimo riesgo. Alejado del área, sus intervenciones, muy esporádicas, se limitaron a la creación. De hecho, su mejor intento se produjo desde larga distancia al rematar por elevación a la parte superior de la red un balón rechazado por Herrerín. Aunque el árbitro decretó un fuera de juego previo de Semedo, se equivocó y en caso de gol el VAR lo habría concedido… supuestamente, porque cada jornada tenemos ejemplos de que no te puedes fiar ni de la tecnología (o de quienes la aplican).





La parroquia del Athletic celebró con una ovación enorme el hecho de que el partido llegara empatado al intermedio. Apenas tuvo oportunidades de rugir o de sufrir, pero tampoco estamos para despreciar un punto contra el líder. En la reanudación, Messi adelantó posiciones y activó varias descargas de electricidad. El Athletic optó por replegarse, aunque vivía muy confortablemente en su territorio frente a un Barça inoperante en la demolición y pastoso en la circulación. A la mínima oportunidad que olía peligro el conjunto de Garitano lo conjuraba con una falta. Y otra falta. Y una falta más.

Messi no pudo marcar en San Mamés
(Juan Manuel Serrano Arce / Getty)

Las interrupciones favorecían claramente las perspectivas de un Athletic que malogró una gran opción en un contragolpe con superioridad que no supo manejar eficazmente y San José terminó disparando fuera. Aleñá, más control, acababa de entrar en el lugar de Semedo. A continuación Valverde introdujo a Dembélé, llamado a recobrar la titularidad, en el lugar de Coutinho. Las reformas apenas incidieron en la fluidez mental del Barcelona frente a un Athletic que convirtió el contraataque (y las faltas, constantes) en su modus vivendi.





En uno de ellos, apertura a la derecha y centro raso perfecto de Muniain al corazón del área, donde se presentaba Iñaki Williams en solitario. Cantaba gol la Catedral, se preparaba para el éxtasis, pero Ter Stegen, un obstáculo insuperable, bloqueó el remate a bocajarro del delantero y arruinó las celebraciones.

Y más faltas, y más interrupciones hasta el final, marcado por la expulsión de De Marcos por doble amonestación en el tiempo añadido. Un éxito para el Athletic haber completado 90 minutos con los 11 jugadores, un fracaso para el Barça haber perdido la oportunidad de dar un golpe de efecto al campeonato y quedarse a cero por primera vez después de 32 desplazamientos de liga marcando. Suele pasar, cuando el mejor de tu equipo es el portero.


Ficha técnica

Athletic Club, 0 – FC Barcelona, 0

Athletic: Iago Herrerín; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Balenziaga; Dani García, Beñat (Beñat, m.56); Susaeta (Muniain, m.62), Raúl García, Yuri; y Williams (Kenan Kodro, m.89).

Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet (Vermaelen, m.87), Semedo; Busquets, Rakitic, Vidal (Aleñá, m.63); Messi, Luis Suárez y Coutinho (Dembélé, m.75).

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó a De Marcos, en el minuto 91, por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla al local Dani García (m.52) y a los visitantes Lenglet (m.72) y Busquets (m.78).





Árbitro VAR: Guillermo Cuadra Fernández (Comité Balear).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de LaLiga Santander, disputado en un San Mamés sin papel a la venta y cerca del lleno con 47.557 espectadores, según datos oficiales.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: