Los grupos violentos que las últimas noches han provocado el caos en Barcelona han dado una tregua en una jornada reivindicativa y con momentos de tensión pero sin disturbios relevantes, en la que han irrumpido grupos pacifistas que han montado cordones para separar a policía y manifestantes.

Tras colapsar el pasado lunes los accesos del aeropuerto del Prat, horas después de la condena a la cúpula del procés, el centro de Barcelona se ha convertido desde el martes en un campo de batalla nocturna con disturbios por parte de grupos violentos que han quemado centenares de barricadas y buscado el cuerpo a cuerpo con la policía.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: