Sociedad

«Tenemos menos de 20 años para hacer cambios muy profundos»


Teresa Ribera, la ministra para la Transición Ecológica, e Isabel García Tejerina, ex ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, acaban de celebrar el acto oficial del traspaso de cartera. En una sala abarrotada, la expectación era máxima. Al acto no acudió finalmente Álvaro Nadal, ex ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, pero sí acudieron, al menos, tres ministras: Tejerina, Cristina Narbona y Elvira Rodríguez.

Tras agradecer a Rajoy la oportunidad de haberla puesto al frente del ministerio, Tejerina hizo hincapié en que “España en estos seis años ha cumplido la primera parte del Protocolo de Kioto y cumplirá con el segundo período de Kioto. Y lo decimos en 2018 para el año 2020 porque vamos un 10% por delante y estamos ya preparados para un tercer hito que será 2030”.

Tejerina se despidió de su cartera destacando “algo verdaderamente importante, que es que hemos empezado de una manera real y efectiva a transformar la economía española, que es más sostenible, más circular, más ecológica, más verde, más respetuosa con el medio ambiente sin renunciar nunca a la competitividad que es lo que está generando empleo en este país”

Tras “desear aciertos, rigor en el trabajo y amor a España” a la nueva ministra, fue el turno de Ribera, que muy sonriente al ver tantas caras conocidas, recordó que “hace más de 20 años que pisé por primera vez un Ministerio de Medio Ambiente recién creado”.

“En estos 20 años ha cambio mucho nuestra posición en Europa, y el mundo en su conjunto”, pero “es imprescindible enfrentar la necesidad de un cambio más profundo para crear prosperidad dentro de los límites ambientales del planeta sin olvidar el ámbito social”.

“Unos cambios en la modernización de la economía, la modernización de la industria, de las políticas sociales, el impacto de la solidaridad entre las nacionales… todo ello para eliminar ese lastre que estamos dejando para las generaciones presentes y futuras y, en su lugar, invertir en un futuro mejor. Hasta tal punto es así que desde el punto de vista más ajeno a la realidad ambiental saltan las alarmas. Desde el Fondo Monetario Internacional se insiste en que las grandes amenazas para la estabilidad son el incremento de las desigualdades, el riesgo de los nacionalismos por una globalización que no siempre se ha llevado con el rigor y el equilibrio que siempre se necesitaba. El planeta es finito y no puede contener un abuso de sus recursos, por eso para mí la idea del presidente Pedro Sánchez es absolutamente novedosa, ya no hablamos de un Ministerio -de Medio Ambiente o de Energía-, sino de un Ministerio para la Transición Ecológica en la que aglutinar estas herramientas que nos permita ir más allá de las decisiones sectoriales y habilitar un cambio con una coherencia mucho más clara para la solidaridad intergeneracional. Es un puzzle completo”.

En este progreso que Tejerina quiere impulsar, hay que analizar “qué modelo de empleo -queremos- y esa protección ambiental para que sea viable”. Con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la agenda oficial, y los compromisos del Acuerdo de París, España se adentra hacia “un proceso de cambio importantísimo. Sería un gran error pensar en que podemos esperar a que alguien complete la resolución de parte de su problema antes de entrar nosotros… debemos por tanto impulsar un modelo de trabajo distinto. Ver objetivos, generar confianza. Una sociedad moderna, solidaria, ecológicamente viable tiene que ser una sociedad solidaria que confíe en sus instituciones en su capacidad de tutelar procesos” que “no pueden producirse sólo confiando en los mercados. Ese componente de equidad será fundamental”.

“Quizá el factor más escaso y crítico -prosigue la ministra- es el tiempo. Tenemos muy poco tiempo. Decía antes que han pasado 20 años -desde que pisó un ministerio-. Pues bien tenemos menos de 20 años para pensar en cambios muy profundos sobre nuestro modelo económico, nuestro modelo energético”.

A cambio, “tenemos una gran palanca de cambio que es la voluntad de hacerlo, la voluntad de construir un futuro solidario mejor para nosotros y para nuestros hijos”, se despidió Ribera dando la bienvenida a los allí presentes a esta nueva etapa.

El acto tuvo lugar en la Secretaría de Medio Ambiente, todo un guipo para los ecologistas allí presentes y para el sector renovable que mira con muy buenos ojos a Ribera, una gran negociadora climática.




Fuente:La razón

Comentar

Click here to post a comment