Rubi tiene un plan para romper una racha que se alarga a nueve temporadas sin conocer la victoria en el Camp Nou. Y todo ello intentando hacer del Espanyol un equipo reconocible. El entrenador tiene muy grabado en la cabeza el 0-4 de la primera vuelta, por eso ha intentado hacer un trabajo de metalización con los suyos para convencerles de que el fútbol no existen imposibles. Y más si se trata de un derbi. “Quiero vivir el día más feliz de mi vida profesional”.

“Tenemos la intención de hacer algo importante, tenemos un plan y lo llevaremos a cabo”, explicó el técnico en rueda de prensa, sin descubrir todas las claves de su planteamiento, pero sí advirtiendo que su intención es que su equipo sea intenso y no haya ningún tipo de concesión al rival. “Se va intentar ver un Espanyol reconocible, que no tiene miedo a su rival, pero no iremos de ingenuos”,señaló.






Tenemos la intención de hacer algo importante, tenemos un plan “



“El argumento para ser optimista es que tenemos un vestuario que saldrá al mil por mil, estamos convencidos de que lo podemos hacer”, remarcó. Rubi es consciente de que el primer paso para ser competitivos en el Camp Nou es creérselo, por eso no se cansó de enviar mensajes a sus jugadores y la propia afición de superación. “Tenemos el convencimiento y un plan para ganar en el Camp Nou y lo vamos a dejar todo. Sabemos que en el fútbol se dan situaciones que nadie espera y como puede pasar de todo, mañana (por hoy) va a pasar”, aseguró con rotundidad.

La victoria en el Camp Nou, por más que no supondría algo tangible para alcanzar un objetivo inmediato, sí “sería una dosis de alegría inmensa, sería el día más feliz de mi vida profesional”, señaló.


Ganar

“Sería el día más feliz de mi vida profesional”, señaló.



Para ello contará con un Wu Lei, que acapara toda la atención mediática, pero que no ha tenido una semana fácil. El técnico huye de comparaciones con Messi y rechaza que este sea un duelo entre ambos. “No tiene la misma importancia, esto es un Barça-Espanyol, no un Messi-Wu Lei. Son jugadores completamente diferentes y Wu no tiene el nivel de Messi todavía, ya veremos si llega algún día. Tampoco es nuestro Messi. Es un jugador que nos ayuda, que ha entrado bien en el equipo pero no es una comparativa correcta”, afirmó con seriedad.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: