Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera llevan oficialmente separados desde el pasado mes de diciembre. Cuando acabó su mandato finalizó también su matrimonio. Recientemente, se le vio acompañado por una joven de 31 años con la que el expresidente mexicano, que cumplirá 53 años, fue fotografiado a principios de este mes paseando por las calles de Madrid. Todas las alarmas se activaron. La acompañante de Enrique Peña Nieto es modelo, mejicana y se llama Tania Ruiz Eichelmann. Ella se mantenía en un discreto segundo plano, sin llamar en exceso la atención. Tras haber sido sorprendidos juntos, la modelo ha hablado por primera vez de la relación que mantiene con Peña Nieto. “Me hace reír mucho y es lo más respetuoso del mundo”, ha explicado en exclusiva en un semanario mejicano.








“Somos amigos… el tiempo dirá”, añade Ruiz Eichelmann en el avance de la revista, que llegará a los quioscos la semana que viene. La modelo, madre de una hija de cuatro años llamada Carlota, aseguraba hace unos días durante una intervención en un programa de televisión, que en estos momentos está soltera. Los amigos íntimos de la pareja dicen que están muy enamorados y que por eso no han renunciado a ser vistos juntos hace pocos días en Madrid.





Una “amistad”

Me hace reír mucho y es lo más respetuoso del mundo, el tiempo dirá”, dice la modelo









El pasado 8 de febrero, Angélica Rivera, exprimera dama de Méjico, hacía oficial su ruptura con Enrique Peña Nieto a través de un escueto y sentido mensaje en sus redes sociales: “Lamento profundamente esta situación tan dolorosa para mí y para nuestros hijos. Por tal motivo he tomado la decisión de divorciarme. A mi esposo, siempre le entregué con amor mi tiempo y esfuerzo para cumplir como esposa, compañera y madre. Hoy toda mi energía, fuerza y amor está enfocada en seguir siendo una buena madre, en recuperar mi vida y mi carrera profesional. Agradezco el respeto para mantener la tranquilidad emocional que merecen nuestros hijos”.




La historia de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, conmocionó como una teleserie a los mexicanos en su momento. Y no es para menos, porque La Gaviota, que es como hasta entonces era conocida Angélica en su país (por su famosísimo papel en ese culebrón), pasó de actriz a primera dama en un tiempo récord. A Angélica, para que pudiera casarse con Enrique, el Vaticano le deshizo formalmente un anterior matrimonio con José Alberto Castro ( hermano de la famosa actriz Verónica Castro), y así, Peña Nieto, que estaba viudo, pudo casarse cuando ya apuntaba a la presidencia.





Sólo tres años antes, Mónica Pretelini, la primera mujer de Peña Nieto, había fallecido en extrañas circunstancias.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: