Moda

Suzy Menkes: “En la era digital todos creen que pueden ser críticos de moda” | Estilo


Dice una de las leyendas de la moda que la última pregunta de un diseñador antes de su desfile es: “¿Ha llegado ya Suzy?”. Suzy es Suzy Menkes, una institución de la industria que cuando llevaba 25 años como crítica de moda del International Herald Tribune sorprendió en 2014 al aceptar el puesto de editora internacional de Vogue, un cargo hecho a su medida por la llamada biblia de la moda. Menkes (1943, Beaconsfield, Reino Unido) se quita importancia ante esta anécdota, pero su influencia es tangible: en una de sus crónicas de los noventa aseguró que el clásico bolso de Chanel estaba acabado, y la firma pagó una página de publicidad en su medio para refutarla.

A los 18 años, decidió ir sola a París porque quería ver desfiles. Desde el primero, de Nina Ricci, hasta hoy, ha asistido a “miles y miles”. Menkes convierte algo tan visual como es la descripción de una colección en una crónica que actualmente publican las webs de 21 ediciones de Vogue. La llegada de la era digital ha cambiado su oficio: ya no corre para que se revelen sus fotos a tiempo y hoy es una ávida usuaria de Instagram, donde tiene 328.000 seguidores. Uno de sus recientes vídeos ha superado, sin que ella sepa explicar el porqué, los 12 millones de reproducciones. “Antes era algo muy privado, casi nadie podía ver cómo eran los desfiles. Ahora lo más difícil para la gente que no es periodista, pero piensa lo contrario por entrar a una pasarela, es discernir que algo no tiene que ser bueno porque te gusta, sino que te gusta porque es bueno. No se trata de lo que a ti te agrada o lo que te pondrías, sino de lo que ha hecho el diseñador”, relata la británica. Con los años, se ha ganado la fama de que siempre dice lo que piensa, y quizá para mantenerla nunca acepta regalos de las marcas (“Me criaron para creer que una chica no debe aceptar más que flores y chocolates” es una de sus célebres frases). Con esa honestidad por delante, sentencia: “En la era digital todo el mundo cree que puede ser crítico de moda”.

Internet no solo han cambiado su trabajo, “también la industria de la moda”, asegura. Algo que va más allá de la reciente, y para ella fallida, estrategia see now buy now (con la que las marcas ponen a la venta sus colecciones segundos después del desfile). La velocidad de estos tiempos tiene consecuencias para los diseñadores —“que pueden ser plagiados al instante”— y para los consumidores: “Las mujeres y algunos hombres piden y esperan tener las cosas de manera inmediata, lo que tiene su parte negativa, pues han aparecido las marcas fast fashion con ropa muy barata realizada por compañías a las que no les importa el diseño”.

La crítica de moda Suzy Menkes.

Suzy Menkes no tiene claro que la moda tenga que ser universal. “La pregunta no es si la moda tiene que ser para todo el mundo, sino si puede ser moda si es para todos. En la historia, la moda se relacionaba con la gente que tenía dinero y también con la que quería presentar con ella algún aspecto de su religión o cultura local”. Probablemente, por eso no le acaba de gustar el estilo de Kate Middleton. “Se la ve preciosa cuando viste de diseñadores británicos, y como a la monarquía británica no le falta el dinero creo que debería hacer una declaración de intenciones y llevar siempre ropa de diseño. No sé por qué tiene que llevar vaqueros, pero debo estar equivocada porque a todo el mundo le gusta”.

Esto lo dice una mujer que ha escrito libros sobre el estilo de los Windsor, sobre las joyas de la corona británica y que gusta de la solemnidad del estilo monárquico. De doña Letizia tiene una opinión más favorable, y eso que la monarca española también viste, en ocasiones, de Inditex y Mango: “Es el perfecto ejemplo de la elegancia, otras personas se pondrían sus estilismos y no lo serían como ella”, apunta Menkes, quien asegura que nunca empezaría una entrevista con la Reina preguntándole por la ropa que utiliza.

Menkes, en la primera fila de un desfile durante la Semana de la Moda de Lonres, en septiembre de 2015.
Menkes, en la primera fila de un desfile durante la Semana de la Moda de Lonres, en septiembre de 2015.

Suzy Menkes, distinguida como dama del Imperio Británico y con la legión de honor de Francia, no se molesta en contestar a quienes afirman que la moda es frívola. “Para mí es un eco de lo que pasa en la sociedad”. Y pone un ejemplo: “La vulgaridad de Kim Kardashian precedió a la elección de un presidente de EE UU que puede ser muchas cosas, pero, sin duda, vulgar”. También cree que la llegada de mensajes feministas a colecciones recientes, como la de Maria Grazzia Chiuri en Dior, es consecuencia de la elección de Donald Trump.

Casi cuatro décadas después de sus inicios, mantiene su reconocible y elevado tupé, que hoy se ha convertido en sello personal aunque nació como un simple peinado para que el pelo no le molestara al trabajar. Por él la han apodado “Samurái Suzy”. Desde 1988 sigue buscando nuevos talentos y ese es el motivo de su viaje a Madrid: ejercerá como mentora de Leandro Cano, el diseñador ganador de Who’s On Next —premio organizado por Vogue y dotado con 100.000 euros más la posibilidad de desfilar en la Semana de la Moda de Madrid—. Antes de finalizar la entrevista, y como buena periodista, Samurái Suzy pregunta: “Cuando vuelva a España, ¿en qué diseñadores debería fijarme?”.

Su idea para alcanzar el éxito

Sobre la industria de la moda española, Suzy Menkes lanza un consejo para calibrar la omnipresente fama de un gigante textil mundial como es el grupo Inditex: potenciar y explotar la artesanía del país. “No soy tan maleducada como para ni siquiera mencionar que el Gobierno tiene que tomar algún tipo de medida, pero estoy segura de que la esencia del éxito es siempre potenciar algo que sea el corazón de un país y utilizarlo para marcar la diferencia”.

El primer diseñador español que le viene a la mente es Palomo Spain, candidato al prestigioso premio de moda LVMH de jóvenes diseñadores, el más importante del sector. Él se formó en la London College of Fashion. Y es que otra de las claves para que el sector de la moda sea potente en un país es tener escuelas de Diseño potentes. Palabra de Suzy Menkes.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *