La presencia de la líder de Birmania, Aung San Suu Kyi, en La Haya este martes para defender al Estado de la acusación de genocidio contra la minoría musulmana rohinyá ha causado consternación a nivel internacional, pero la decisión es vista de una forma muy distinta dentro del país donde ya le está dando réditos políticos.

Suu Kyi partió el domingo en un vuelo junto con un grupo de expertos para representar a su país en las audiencias orales previstas entre los días 10 y 12 de este mes en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), mientras en Birmania (Myanmar) se han convocado para el martes manifestaciones multitudinarias en su apoyo.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: