Fueron 14 minutos de “puro furor”, según la crítica de Variety. “Uno de los espectáculos con más energía y más entretenidos de la Super Bowl en años”, escribió The Hollywood Reporter. “El glorioso sonido políglota de América en 2020”, decía el crítico de Los Angeles Times. “Grandioso”, decía Rolling Stone. El arrollador espectáculo de Jennifer Lopez y Shakira este domingo en la Super Bowl ha generado mayor impacto en la conversación nacional de Estados Unidos que la victoria de los Kansas City Chiefs sobre los San Francisco 49ers. Por primera vez, dos artistas latinas tuvieron el escenario del acontecimiento televisivo del año para ellas solas. Lo que vieron 102 millones de norteamericanos no fue una rareza de minorías, sino una acertada representación de la realidad de su propio país, en un momento además de especial necesidad para los latinos.

Con el paso de las horas, la calificación artística (Shakira y Lopez se repartieron el tiempo a partes iguales e hicieron un popurrí de sus canciones más conocidas) comenzó a dar paso a otro tipo de detalles. El éxito de Lopez Let’s get Loud (hagamos ruido, en traducción libre) lo comenzó a cantar su hija Emme, de 11 años. Shakira tocaba la batería. Entonces Lopez apareció que tenía las banderas de Puerto Rico y EE UU y gritó, “¡latinos!”. La canción ya tenía otro significado en ese momento. Por si alguien no lo estaba pillando, Emme empezó a cantar Born in the USA, de Bruce Springsteen.

Las personas de herencia hispana en Estados Unidos suman 50 millones de personas y están alcanzando sus mayores hitos en el momento de mayor reacción del Estados Unidos conservador contra esta comunidad. La elección de Donald Trump como presidente es quizá la mayor expresión de desprecio hacia los hijos y nietos de inmigrantes latinoamericanos en décadas. Trump no ha dejado de hacer evidente esa tensión cada día de su presidencia. Al mismo tiempo, la música en español triunfa entre los jóvenes, los directores mexicanos arrasan en los Oscar y la estrella política del momento es una joven congresista de la misma cultura neoyorican que Jennifer Lopez.

Ese Let’s get loud que queda para la historia de la televisión llega además en plena campaña de movilización del voto latino para las elecciones de noviembre. Los números dicen desde hace años que los latinos son un grupo de votantes que por sí solo puede decidir elecciones. Abandonados por los republicanos en un tema muy sensible como la inmigración, que afecta a sus familias y amigos, los votantes latinos favorecen a los demócratas. Sin embargo, la falta de movilización es una fuente constante de frustración de los estrategas políticos. Este es el año en el que eso tiene que cambiar.


ver fotogalería
Jennifer Lopez, envuelta en una bandera de Puerto Rico en la actuación. A la izquierda, su hija Emme. AFP

“Que dos latinas hagan esto en este país y en este momento, nos da mucho poder”, decía Lopez en una rueda de prensa de presentación del show. “Estoy muy orgullosa de ayudar a establecer ese mensaje y hacerlo avanzar”. Shakira añadió que “es un momento muy importante para la comunidad latina en este país”. “Creo que la Super Bowl es un evento muy americano, lo más americano que hay. Es un gusto ver que va a ser un recordatorio de la herencia de este país, que es una herencia de diversidad”, dijo Shakira. “Este show va a tener una connotación social bastante importante”, dijo la colombiana.

El espectáculo estaba producido por Roc Nation, la compañía del magnate del rap Jay-Z. La liga NFL acudió a Jay-Z después de las críticas por contratar a Maroon 5, un grupo de puro pop blanco, para la Super Bowl del año pasado en Atlanta, donde bulle un nuevo hip hop. El encargo era que la empresa de Jay-Z ayudara a la NFL a estar más en sintonía con la realidad norteamericana. Básicamente, a darse cuenta de cosas como que el hip hop es la música mainstream de Estados Unidos hace años. En una entrevista con The New York Times, el ejecutivo de Roc Nation Juan Perez decía: “Alguien tiene que dar una patada a la puerta y recibir el primer tiro. Nosotros somos esa empresa”.

Si para un show en Atlan´ta habría sido conveniente llevar estrellas del hip hop, para el de Miami (70% de población de herencia hispana), Jay-Z buscó a dos superestrellas latinas. Jay Z le había pedido personalmente a Gloria Estefan que saliera también en la actuación, según reveló ella misma en una entrevista con ET. La cantante, verdadero símbolo de la élite latina de Miami además de mentora de Shakira, rechazó la oferta porque supone mucho estrés y meses de preparación. “Lo he hecho dos veces. Creo que las dos mujeres que lo van a hacer son prefectas para representar a Miami”. Estefan fue la primera latina en actuar en la Super Bowl, en 1992 y 1999.

El primer choque de la música popular estadounidense hecha por latinos con la cultura anglosajona en televisión se puede datar en octubre de 1968. Un joven portorriqueño ciego con una voz descomunal llamado José Feliciano fue invitado a cantar el himno nacional en el quinto partido de las Series Mundiales de béisbol en Detroit. Feliciano con su guitarra la que se considera la primera versión libre del himno, sin el aire marcial que se le daba normalmente, cantada delante del gran público.

“Había veteranos tirando zapatos contra la televisión, me querían deportar”, contaba Feliciano en el documental The Latin Explosion: A New America (HBO, 2015). Después de aquello, asegura Feliciano, fue vetado en las radios y su carrera se puso cuesta arriba. Detroit invitó de nuevo a Feliciano a tocar el himno en 2010, y le pidió que lo hiciera exactamente igual, en su estilo latin-folk, en recuerdo de aquel hito televisivo. El país era otro completamente distinto.

Aquel documental trataba de reflejar cómo la cultura latina, principalmente a través de la música, había pasado de tener destellos en la cultura general norteamericana de vez en cuando (la versión de La bamba de Los Lobos en los ochenta, Conga de Miami Sound Machine en los noventa, Macarena de Los del Río, La Vida Loca de Ricky Martin), a convertirse en una parte central de esa cultura, con artistas que compiten en las listas y en las radiofórmulas con sus propios ritmos, sin imitar al pop estadounidense, y cantando en español.

El fenómeno ha explotado en los últimos cinco años con la música urbana de Puerto Rico y Colombia, que se ha fundido con el hip hop y hoy es la música mainstream bailable de Estados Unidos. Junto con López y Shakira aparecieron en el escenario de la Super Bowl los dos principales representantes de ese género en este momento: el portorriqueño Bad Bunny y el colombiano J Balvin. Lo que se vio en el escenario no era una curiosidad latina, eran cuatro de los artistas más conocidos en los institutos de Estados Unidos. Los exóticos no eran ellos. Los raros son los norteamericanos a los que aún les parezca que el del domingo era un espectáculo de minorías.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: