Tecnología

Stratolaunch: El avión más grande del mundo sale a la pista | Tecnología


El Stratolaunch, fuera del hangar en el desierto de Mojave. AFP

El avión Stratolaunch, una gigantesca aeronave de dos cabinas y un ala de 117 metros de envergadura, pensado para poner cohetes en órbita, salió este miércoles por primera vez del hangar donde se ensambla en el desierto de Mojave (California) para sus primeras pruebas. El aparato volador más grande jamás construido es un proyecto de la compañía Stratolaunch Systems, del multimillonario filántropo y cofundador de Microsoft Paul Allen. El lanzamiento de prueba está previsto para 2019.

El mayor avión del mundo está compuesto por dos cuerpos, unidos por su ala de 117 metros -más que el largo de un campo de fútbol profesional-, mide 72 metros de punta a cola y su altura máxima es de 15 metros en la cola. Lleva seis motores como los que calza un Boeing 747 y pesa 227 toneladas. Está pensado para llevar cohetes y satélites a órbitas bajas de la Tierra, siempre que la carga no pese más de 590 toneladas. El aspecto es el de un catamarán aéreo.

El aparado se desplaza por tierra gracias a sus 28 ruedas, con las que tendrá que recorrer y tomar velocidad de despegue durante los 3,6 kilómetros de pista que va a necesitar para echar a volar, frente a los dos kilómetros que viene a necesitar un avión comercial convencional. Ya en el aire, el plan consiste en subir hasta una altitud máxima de 10,6 kilómetros, colocar la carga en órbita y volver.

“Esto marca el fin de la fase inicial de construcción de la aeronave y el comienzo de la fase de pruebas en tierra (…): motores y taxeo [desplazamiento por pista] antes del primer vuelo”, ha indicado Jean Floyd, consejero delegado de la empresa, en un comunicado con motivo del inicio de la fase de pruebas. “Stratolaunch está en la vía para realizar su primera demostración de lanzamiento [al espacio] en 2019”, ha precisado Floyd.

El plan es colocar en órbita un cohete Pegasus XL, usado normalmente para transportar satélites. El cohete iría para el despegue en medio de los dos fuselajes del avión gigantesco. “Esto marca un paso histórico en nuestro trabajo para alcanzar la visión que tuvo Paul G. Allen de normalizar el acceso a la órbita baja de la Tierra”, ha añadido el ejecutivo.

El comunicado de la empresa precisa que en los próximos meses “comenzarán las pruebas de tierra y vuelo” en el aeródromo de Mojave. El objetivo es hacer la primera demostración de lanzamiento en 2019.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment