Un matrimonio que llegan a las siete décadas celebra las bodas de titanio. Las alianzas militares que cumplen 70 años… No se sabe, porque la mayoría mueren jóvenes o tan pronto como desaparece la amenaza contra la que fueron creadas. No así la Alianza Atlántica. “La Organización del Tratado del Atlántico Norte es la alianza de más éxito de la historia porque ha sido capaz de cambiar conforme el mundo cambiaba”, subrayó ayer su secretario general, Jens Stoltenberg ante el Congreso estadounidense, reunidas sus dos cámaras en sesión conjunta de forma excepcional para celebrar los 70 años de la Alianza y subrayarle su apoyo, más allá de las dudas que proyecte la Casa Blanca.





“La fuerza de una nación no se mide sólo por el tamaño de su economía o su número de soldados sino por su número de amigos. Y con la OTAN, EE.UU. tiene más amigos que ninguna otra potencia”, recalcó Stoltenberg. La opinión pública estadounidense está de acuerdo: a pesar de las críticas de Donald Trump a la organización, un 77% de los estadounidenses cree que la OTAN es “buena” para EE.UU., de acuerdo con el Pew Research Center.


Estocada a Trump

La fuerza de una nación no se mide sólo por el tamaño de su economía o su número de soldados sino por su número de amigos”



El noruego no tardó en poner sobre la mesa las dudas que rodean al futuro de la alianza por el desinterés del actual presidente de EE.UU., tradicionalmente su líder natural. “En ambos lados del Atlántico se están haciendo preguntas sobre la fuerza de nuestra alianza”. Pero “hemos superado desacuerdos en el pasado” –la crisis de Suez, la amenaza de retirada de Francia en 1966 o la guerra de Irak, recordó– “y deberemos hacerlo en el futuro”, declaró con el Congreso en pie, aplaudiendo a rabiar su discurso en numerosas ocasiones.

“Es bueno tener amigos”, concluyó Stoltenberg en el mismo hemiciclo donde hace poco se aprobó, con la ayuda de los republicanos, una resolución que impide al presidente de EE.UU. dejar la OTAN sin el permiso del Congreso. La medida se tomó al trascender que Trump ha seguido hablando de esa posibilidad a sus asesores, molesto por lo que llama “deudas” de los europeos con la OTAN. Al otro lado del Atlántico, no obstante, en los dos últimos años los gobiernos han aumentado su inversión en defensa, celebró Stoltenberg, que atribuyó el mérito al presidente de EE.UU. Una hora después, en otro foro, el vicepresidente Mike Pence aseguró que la OTAN es ahora “más fuerte gracias al liderazgo de Donald Trump”. Esperaba aplausos pero como le ocurrió en Munich, nunca llegaron.






La amenaza de Rusia

No queremos otra carrera armamentística, no queremos otra guerra fría, pero tampoco podemos ser ingenuos”



Tratar con “una Rusia más asertiva” que se está reforzando militarmente “desde el Ártico al Mediterráneo” forma parte de los desafíos comunes citados por Stoltenberg. “No queremos otra carrera armamentística, no queremos otra guerra fría, pero tampoco podemos ser ingenuos”, advirtió respecto al inminente final del tratado INF de armas nucleares intermedias. Moscú, insistió, en línea con la posición de Washington, lo estaba incumpliendo. La OTAN no tiene planes de desplegar misiles de medio alcance en Europa pero “hará lo que sea necesario para ofrecer una disuasión efectiva”, avisó.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: