La agencia de calificación Standard & Poor’s ha decidido elevar el rating a largo plazo de España hasta el nivel A desde A-. El nivel se mantenía invariable desde  marzo de 2018. Hasta ahora la agencia había asegurado que los síntomas de la ralentización económica y la incertidumbre ante las próximas elecciones generales provocaban que la agencia mantuviera el rating.

La agencia DBRS también ha decidido mantener el rating en A, sin embargo ha mejora la perspectiva de estable a positiva. Según asegura esta agencia de calificación, el cambio de tendencia a positivo refleja la opinión de DBRS de que «los riesgos para las calificaciones ahora están sesgados al alza.

Considera que las condiciones que respaldaron el sólido crecimiento económico de España y las mejoras constantes en las finanzas públicas en los últimos años» deberían continuar apuntalando sus métricas crediticias».

«Beneficiándose del repunte económico, el déficit fiscal del gobierno general disminuyó al 2.5% del PIB en 2018 del 3.1% del PIB en 2017, permitiendo a España salir formalmente de su Procedimiento de Déficit Excesivo en junio de 2019 y publicar sus primeras cuentas primarias balanceadas desde 2007», explica. La firma «espera que el índice de deuda del gobierno continúe disminuyendo en los próximos años, ayudado por los superávit primarios, el entorno de tasas de interés bajas y el crecimiento nominal del PIB».

DBRS no espera que el próximo Gobierno implemente cambios abruptos en la política que desafiarían esa evaluación, aunque las medidas menos populares que podrían mejorar estructuralmente los resultados fiscales o económicos podrían retrasarse aún más.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: