Madrid se convertirá en 2019 en la primera economía regional española, por encima de Cataluña, según algunos pronósticos. El sorpasso sería el segundo del siglo y se produciría gracias a la mejor resistencia de la economía madrileña a la ralentización global. La economía de la Comunidad de Madrid creció un 3,7% en 2018 y avanzará un 2,6% en 2019, según estima el centro de estudios BBVA Research que ayer presentó su informe semestral Situación Madrid. Mientras, el PIB de Cataluña aumentó un 2,3% y ascendería un 1,8% en 2019, según las previsiones que ese banco hizo la semana pasada para esa región.

Los analistas del banco destacan que las exportaciones de la región madrileña han continuado aumentando en un contexto internacional de tensiones proteccionistas. También resaltan la buena salud de Madrid como destino internacional.

Cataluña, más dependiente de la industria, es más vulnerable. La afiliación flaquea sobre todo en el área urbana de Girona y en las ciudades del área metropolitana de Barcelona (más orientadas a la actividad industrial), constata el BBVA. También se notan las dudas que suscita en los inversores la tensión política entre independentistas y partidarios de seguir en España. El banco señala que la información preliminar sobre los disturbios callejeros de octubre y noviembre en Barcelona apunta a un impacto negativo pero limitado.

Cataluña y Madrid representan cada una en torno a un quinto de la economía nacional (de los 1.2 billones de 2018 del PIB español, Madrid produjo 230.018 millones de euros y Cataluña 231.277 millones). El PIB de Madrid y el de Cataluña han sido prácticamente parejos desde hace una década aunque Cataluña ha estado ligeramente por delante con la única excepción de 2012, en plena recesión.

Al comienzo del siglo, Cataluña aún destacaba en solitario como locomotora nacional gracias a su histórica fortaleza industrial. Madrid crece en buena parte por ser un hub global de servicios, en particular por las conexiones con América Latina, según el economista José Carlos Díez. Por ese carácter, los ciclos negativos se sienten con retardo, dice Díez. “Madrid también sintió el golpe del 2007 más tarde que otras regiones. Primero le llega el impacto a los clientes en el exterior y luego a las empresas madrileñas”.

Otro economista, el profesor de la Universidad de Barcelona Gonzalo Bernardos, dice que cada vez son más patentes los efectos negativos de la incertidumbre política en Cataluña. «¿Quién va a invertir aquí si te cortan las carreteras?», se pregunta Bernardos. Madrid también gana a consecuencia de los problemas en Cataluña, añade Bernardos, que indica que a la hora de invertir en España algunos extranjeros están decantándose por la seguridad de Madrid. Eso explicaría en parte la buena salud del mercado inmobiliario de Madrid. 

«Cataluña tiene algunos claros, como por ejemplo el sector tecnológico al que le va muy bien, pero cada vez se ven más sombras», dice Bernardos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: