Negar el cambio climático o, por el contrario, sufrir con angustia sus consecuencias, lo que se denomina solastalgia, son algunas de las repercusiones de esta emergencia climática sobre la salud psicológica de la sociedad, además de provocar enfermedades respiratorias, cardiovasculares, oncológicas o infecciosas.

Miguel López-Cabanas, vocal de la división de psicología de la intervención social del Colegio de Psicólogos de España, explica a EFE que la psicología trata a quienes padecen los efectos del cambio climático sobre su salud mental, pero también ayuda a cambiar la conducta de la población para poder frenar el avance de esta crisis medioambiental.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: