De la reunión este viernes entre el Ayuntamiento de Madrid, el Gobierno central y las ONG no han salido medidas concretas para atajar la falta de recursos en la atención a solicitantes de asilo. El delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Consistorio, José Aniorte, ha explicado que en el encuentro se ha planteado «un gabinete de crisis urgente liderado por el Gobierno central». Sin fecha concreta aún: lo antes posible, según el edil, que ha mantenido el encuentro con el secretario general de Migraciones, Agustín Torres; la directora de servicios sociales e innovación social de la Consejería de la Comunidad de Madrid, Gema Gallardo, y las ong UNICEF, Save the Children, ACNUR y Aldeas Infantiles.

«Nosotros ya tenemos un comité de emergencia todos los días en nuestra Secretaría de Estado», ha afirmado por su parte Torres. «Cada día analizamos la situación y hablamos con el Ayuntamiento, con el Samur Social, con la Comunidad de Madrid, con la autoridad competente… para buscar soluciones inmediatas», ha añadido el Secretario de Migraciones.

La cita, a petición del Ayuntamiento de Madrid y anunciada hace una semana, tenía por objetivo buscar soluciones conjuntas a la falta de medios del Estado para acoger a los demandantes de asilo. En las últimas semanas, los casos de personas que esperan a diario frente a las puertas del Samur Social al caer la noche dependen de la solidaridad de los vecinos, párrocos y redes ciudadanas para no dormir en la calle.

Durante el encuentro se ha abordado la situación de los siete espacios que el Ayuntamiento ofreció al Ministerio a principios de este mes para albergar a los refugiados: por ahora solo uno está operativo, en Cercedilla, y los demás no estarán listos en el corto plazo. «Lo que nos preocupa es encontrar espacios físicos hoy, no dentro de cuatro o cinco meses por eso estamos rechazando lugares de ubicación a medio plazo, necesitamos espacios con llave en mano», ha explicado Torres al respecto sin concretar si existen o no esos espacios para abrirlos de manera inmediata.

Mientras los encuentra, los servicios de emergencia municipales, a los que llegan las personas que buscan protección internacional, están colapsados. Familias con niños hacen colas desde primera hora de la mañana frente a la verja de la sede central del Samur Social en el barrio de La Latina en busca de una cama para pasar la noche. Este viernes, pasadas las 14.00 horas ya esperaban frente al Samur unas 20 personas y dos menores. El día anterior, varias familias fueron alojadas por los servicios municipales y los adultos fueron en su mayoría derivados a plazas de la Campaña del Frío -tradicionalmente para personas sin hogar, no específicamente refugiados- abiertas desde el pasado lunes. Este miércoles cuatro mujeres jóvenes pasaron la noche en casas de vecinos y otros siete en un hostal que pagó un particular. La parroquia San Carlos Borromeo de Entrevías (Puente de Vallecas) sigue acogiendo a más de 30 personas que huyeron de la violencia de sus países en en búsqueda de protección.

Datos sesgados

El Secretario de Migraciones, además, ha achacado el problema del colapso del sistema a la gran cantidad de personas que solicitan protección y que, sin embargo, no tienen el perfil para demandar asilo: «La estadística demuestra que el 95% de las solicitudes son denegadas porque no cumplen con los requisitos y eso está trasladando una presión tremenda al sistema nacional de acogida de solicitantes de asilo que después no se corresponde con la realidad, porque se generan unas expectativas. Hablamos de migración económica porque son las motivaciones mayoritarias que nos trasladan las personas que están llegando de iberoamérica», ha explicado Agustín Torres.

La realidad es que el sistema español tiene una de las tasas de resolución positiva de demandas de asilo más bajas de Europa. El porcentaje de concesión de solicitudes de asilo en España, el 24% del total que recibe según datos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), es más bajo, incluso, que la media europea que alcanza el 32%.

Este año no existen datos oficiales de concesiones de solicitudes de asilo. En cualquier caso, sería razonable que el porcentaje de resoluciones favorables fuera aún más bajo debido a la estrategia del Ministerio del Interior para priorizar las solicitudes de venezolanos. A las personas que llegan de Venezuela se les deniega prácticamente al 100% el asilo porque, en enero, el Gobierno decidió ofrecerles un permiso de residencia y trabajo por razones humanitarias con duración de un año, prorrogable a otro. Con información de María Martín.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: