China ha confirmado este miércoles la detención en la ciudad de Shenzhen de Simon Cheng por haber «violado la ley de seguridad pública». La confirmación por parte de Pekín del arresto al empleado del Consulado británico en Hong Kong la ha dado el portavoz del Ministerio de asuntos exteriores chino, Geng Shuang. Geng agregó que Cheng es un ciudadano chino por lo que el asunto es «totalmente interno», pero la situación suma a la tensión entre Londres y Pekín sobre Hong Kong. El portavoz ha dicho que Cheng permanecerá en «detención administrativa» (un retención que puede durar hasta 15 días), pero no dio más detalles sobre el  crimen al que se le acusa al joven hongkonés.

Tras darse a conocer la desaparición de Cheng en los medios locales, un portavoz del Ministerio de Exteriores del Reino Unido informó el martes de que estaban “extremadamente preocupados por las informaciones de que un miembro de nuestro equipo ha sido detenido cuando regresaba a Hong Kong desde Shenzhen”. El Gobierno británico agregó que estaban proporcionando apoyo a su familia y tratando de confirmar si su empleado había sido o no detenido con las autoridades pertinentes. «De los comentarios y acciones del Gobierno británico sobre la situación en Hong Kong, los hemos protestado vehementemente», agregó Geng. «Hemos pedido que dejen de hacer declaraciones irresponsables sobre los asuntos de Hong Kong. También que dejen de intervenir en los asuntos internos de China», concluyó el portavoz.

Cheng, quien desapareció el 8 de agosto durante un viaje a la ciudad china de Shenzhen, escribió por última vez a su novia “Voy a pasar la frontera… Reza por mí». El hongkonés de 28 años trabaja en la sección de comercio e inversiones del consulado británico en Hong Kong. Debido a su trabajo Cheng visita a menudo la China continental y hace casi dos semanas había sido previamente cuestionado en uno de sus viajes. La “detención administrativa” en China puede durar hasta 15 días. Las fuerzas de seguridad están autorizadas para retener a un individuo durante este periodo de tiempo de hasta 15 días sin necesidad de presentar cargos.

El arresto de Cheng sucede durante la mayor crisis en la historia moderna de Hong Kong, desatada por el rechazo popular a la propuesta de una ley de extradición que permitiría que los hongkoneses fueran juzgados en suelo continental chino. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: