Siempre que el independentismo catalán se ha encontrado estos últimos años en una encrucijada clave para su futuro ha apostado por el riesgo y ha aparcado la prudencia. Sucedió ya en enero del 2016, cuando la CUP pidió la cabeza de Artur Mas a cambio…




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: