Satisfecho por los resultados electorales de ERC, Roger Torrent envía varios mensajes a Pedro Sánchez. El principal, que más allá de la aritmética parlamentaria no se olvide de que el conflicto catalán marcará la política española si no le presta la debida atención.

ERC ha sido la primera fuerza estas generales. ¿Qué han premiado los electores?

Por primera vez un partido independentista gana las generales en Catalunya porque ERC ha encarnado la voluntad de sumar grandes consensos. Ha sido la candidatura del 80% que quiere una resolución democrática al conflicto y el fin de la represión. Es el principal mensaje y lo que tiene que escuchar Pedro Sánchez.





El PSC también ha obtenido buenos resultados.

Sí, y este es otro mensaje. Que los partidos que apostaban por la represión como receta con un 155 perpetuo se han quedado con siete testimoniales diputados de 48. El mensaje es claro: diálogo.

Pero el PSOE y ERC no tienen la misma visión del diálogo. ¿Hay posibilidades de que estas dos posiciones se acerquen?

Eso hay que preguntárselo a Sánchez. Nosotros nunca nos hemos levantado de la mesa. Veremos si Sánchez lee bien los resultados o se comporta como aquel que se deja acomplejar por la manifestación de Colón o por la figura del relator. Para esta fase hace falta valentía. ERC no pondrá líneas rojas ni dará cheques en blanco. No tendremos posiciones maximalistas que dificulten una negociación de entrada, pero a la vez queremos diálogo sin limitaciones, hablar de todo, de lo que quiere una mayoría de catalanes. Ahora, 30 de los 48 diputados catalanes en el Congreso son soberanistas y defienden un referéndum, y Sánchez no puede desentenderse. Si se comporta como Rajoy, acabará como Pablo Casado.

¿No poner líneas rojas significa una abstención a la investidura o apoyo explícito?

Depende de qué Pedro Sánchez nos encontremos.





La Moncloa no les ha citado…

No, y lo que tendría que hacer él es ir a Soto del Real para hablar con Junqueras, que encarna esta voluntad mayoritaria de la ciudadanía catalana que pasa por un referéndum. La relación con Sánchez dependerá del PSOE que nos encontremos. Si plantea la resolución política, ERC será consecuente.





¿Qué le pide al PSOE en concreto?

Abrir las vías de diálogo significa sacar el conflicto de los tribunales y llevarlo al ámbito político.

Ahora se está produciendo el juicio. ¿Qué puede hacer un gobierno al respecto?

La Abogacía del Estado responde al gobierno, y este puede transmitir un mensaje al tribunal a través de esa vía. El gobierno puede dar señales de que quiere sacar el conflicto del terreno judicial.

Antes del 28-A tenían más influencia en el Congreso. ¿El adelanto electoral no ha sido un mal negocio para ustedes?

El independentismo ha pasado de 17 a 22 diputados. Y Sánchez ha pasado por las urnas y se ha empoderado, como ERC. Antes el PSOE estaba en una situación de precariedad política.

¿Hay posibilidad de un referéndum en esta legislatura?

Haremos que este referéndum que parece imposible sea inevitable. Y que al Estado le salga más a cuenta hacer un referéndum que tratar de impedirlo. Lo haremos con carácter estratégico, con mayorías sociales que representan el 80%. Que tengan una traslación electoral. Como el domingo, el mensaje de las urnas ha de ser claro y diáfano. La voluntad del 80% se tiene que reflejar cada vez que haya urnas.





¿Barcelona será central para ese objetivo?

Barcelona será central. Estoy convencido de que Ernest Maragall será alcalde y el mensaje al mundo será clarísimo. En las municipales, y en concreto en Barcelona, tenemos la oportunidad de reforzar el relato y lo que se visualizó el domingo.

¿Plantea las municipales como un plebiscito sobre la independencia?

No. Planteo las municipales como otra clave de construcción republicana. Una construcción desde abajo, social, que construye derechos sociales. La república no es un cambio de banderas, sino escuelas, hospitales, servicios públicos.

¿Le da algún plazo a Sánchez para negociar un referéndum?

En las próximas semanas nos jugamos de qué irá esta legislatura. Veremos qué PSOE nos encontraremos, si quiere abordar el debate de fondo o cronificarlo..

Si no hay ninguna oferta del PSOE al respecto, ¿no negociarán otras cuestiones, como el sistema de financiación?

No podemos posponer ni despistar sobre el debate político de fondo. Y eso tiene otra derivada sobre la gobernabilidad del Estado. Ningún gobierno español podrá avanzar dando la espalda a Catalunya.

Pero si no se abre, ¿el Govern de Catalunya renuncia a lograr otras mejoras en el día a día?

No aceptarlo sería cronificar el conflicto en Catalunya. ¿Sánchez cree que cronificándolo cambiará lo que piensa la gente? No cambiará.





¿El gobierno español tiene margen de hacer algo en caso de sentencia condenatoria?

Si es así, tendrá que haber una respuesta a la altura de las circunstancias de país. Una sentencia condenatoria produciría un choque desde el punto de vista de legitimidad e incluso emocional más grave que el de la sentencia del Estatut.

La respuesta a la sentencia, ¿pasa por elecciones catalanas?

No me corresponde decidirlo. Sí tiene que ser una respuesta que agrupe al 80% de la población. Desde un punto de vista social, político e institucional nos conviene un Govern fuerte.

¿Ahora hay un Govern fuerte?

Ahora hay un Govern que ha tenido que afrontar la situación post-155, muy difícil.

Es un Govern sin presupuestos desde el 2017…

Estoy convencido de que el Govern será capaz de generar las condiciones necesarias para que haya los presupuestos y que los grupos de esta Cámara serán conscientes de que se necesitan presupuestos para hacer las políticas sociales.

Cuando usted tomó posesión del cargo, habló de recoser la sociedad catalana. ¿Se ha logrado?

Es un objetivo al cual no hemos renunciado nunca. ERC sigue el principio de empatizar al máximo con los espacios políticos que hoy no comparten nuestro modelo de país. O que están en contra de nuestras ideas. Hace falta el esfuerzo de empatía que personifica Junqueras.





¿No es difícil el ejercicio de empatía con los no independentistas cuando la ANC, por ejemplo, sigue pidiendo la vía unilateral?

Nuestra propuesta es un referéndum cuyo resultado se pueda aplicar, política y jurídicamente. No podemos hacer nada en contra de una parte del país. Para avanzar necesitamos consensos estratégicos. Y este es el gran déficit del independentismo del último año y medio, que no ha sabido construir esta unidad estratégica y explicarla.

¿Puigdemont le tiene rencor por no permitir su investidura a distancia?

Las relaciones son cordiales y buenas. Lo que late en todas las decisiones que he tomado en el Parlament es que sean efectivas y realizables, que nos permitan avanzar.

¿Qué opina sobre la Creu de Sant Jordi a Núria de Gispert?

Me parecen tuits muy inapropiados y no los comparto. Pero no me compete a mí decidir sobre ello.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: