Portada

Si buscas acción, humor y química, Whiskey Cavalier es tu serie


Cuando Lauren Cohan propuso renovar su contrato con AMC para rodar más temporadas de The walking dead, pidiendo un aumento de sueldo porque apenas había olido el éxito de la serie en su nómina, le dijeron que no. Y, al encontrarse con una negativa, no quiso pedir disculpas para renovar a cualquier precio. Advirtió que tenía otra oferta sobre la mesa, una comedia de acción llamada Whiskey Cavalier, y fichó por el proyecto al ver que no valoraban su trabajo matando zombies.

Había interés por ver esta nueva serie producida por Warner Bros, emitida en el canal ABC en Estados Unidos y en Movistar por estos lares. Si no tenía problema en abandonar una de las series dramáticas más exitosas de la última década es porque debía pensar que tenía entre manos un caballo ganador. Puede que las audiencias del primer episodio no hayan sido estelares al otro lado del charco pero sí se puede decir que es una propuesta desenfadada que arranca con el listón muy alto en cuanto a diversión.






Lauren Cohan dejó ‘The walking dead’ al ver que no le subían el sueldo, acorde con el éxito de la serie


El agente especial del FBI Will Chase (Scott Foley), al que conocen como Whiskey Cavalier, está en horas bajas desde que su chica le dej
ó: no quiere abandonar su trabajo pero se pasa el tiempo llorando por las esquinas. Cuando durante una misión se encuentra con Frankie Trowbridge (Lauren Cohan) de la CIA, también conocida con Fiery Tribune, no tendrá tiempo de lamerse las heridas. Ambos tienen la misma misión, capturar un analista de la agencia de seguridad acusado de traición, pero no dominan el concepto de colaborar, ni tampoco de trabajar en equipo.

El punto de partida no es nada que no hayamos visto. La puesta en escena tampoco. Tampoco lo es el gancho de colocarnos dos personajes que se odian pero cuya tensión sexual es más que evidente. Pero Whiskey Cavalier tiene claras dos cosas: está cómoda siendo convencional, aspirando a no crear una fórmula nueva, y el molde que emplea Dave Hemingson, el creador, no está tan presente en televisión como podamos pensar.

Tyler James Williams también había aparecido en ‘The walking dead’.
(Larry D. Horricks / ABC)






La química entre Cohan y Foley, además, parece ser de cocción lenta. El arranque da prioridad a la creación de los personajes, a la dinámica de sus diálogos ágiles y divertidos, antes que augurar una relación romántica. Y, contra pronóstico, Foley y Cohan están impecables: él como un implacable agente que tiene debilidad por el romance y ella como una profesional que se distancia de los sentimientos. Si Cohan quería descubrirnos que tiene muchas más facetas como actriz que las que podíamos ver en The walking dead, lo ha conseguido.

Es por esto que, si lo que te pide el cuerpo es diversión sin pretensiones, que arranque desde el primer minuto con soltura (lo cual no es nada fácil), Whiskey Cavalier es lo que buscas.












Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment