Mujer, policia, esposa, amante, novia, madre, amiga y también hija. Víctima y verdugo. Todo en una sola mujer: Rosa Peral. Cuando Toni Muñoz, periodista especializado en sucesos de La Vanguardia, la entrevistó por primera vez, prefirió no grabar la conversación para no incomodarla.

Aquel día, esta agente de la Guardia Urbana acudía a la cita, acompañada por su novio, Pedro, en calidad de víctima por el caso conocido como de la pornovenganza. Y en aquel encuentro Muñoz entrevistó a los protagonistas de un suceso mayúsculo que estaba por venir: tres semanas después,
Pedro apareció calcinado en el maletero de su coche
y luego Rosa fue detenida por homicidio junto a su amante. En
Sólo tú me tendrás
( Ediciones Península), Muñoz desgrana la historia de este crimen, envuelto con mentiras, relaciones paralelas y protagonizado por policías.






“Muchos sabían de la doble de vida de Rosa Peral, y yo no quiero justificarla sino entender sus razones”

“Que el cadáver hallado en el coche fuera el del novio de Rosa Peral me impactó mucho, y que luego la detuvieran a ella, todavía más…”, dice Muñoz. ¿A quién había tenido delante durante aquella entrevista? El caso contenía todos los ingredientes: sexo, acción, mentiras, celos, venganzas, violencia policial… Y un homicidio. Una historia que, inventada, nadie creería.

Toni Muñoz (1984) comenzó su carrera como periodista político en la Ser, para fichar por RAC1 en el 2009, primero en el programa de Jordi Basté y a partir del 2012 como redactor de sucesos y tribunales, una especialización que ha cultivado en La Vanguardia desde el 2016. Su primer libro lo ha planteado como un relato novelado para mantener la intriga, pero todo lo que cuenta está contrastado “hasta la última coma”, dice. Incluso detalles como el que la recién divorciada Rosa Peral –ahora en prisión– llevaba en una mano un anillo de compromiso de su novio y, en la otra, el que le regaló su amante está corroborado con una fotografía. Con las entrevistas con el entorno de todos los personajes implicados y la lectura del sumario de (ni más ni menos) quince tomos, Muñoz ha desgranado una historia que acaba convirtiéndose en una espiral siempre impulsada por Rosa Peral. Y el lector se va sumergiendo en la historia como lo hizo el periodista que cubría el caso, para La Vanguardia.


El libro llega hoy a las librerías mientras los interrogantes por el crimen de la Guardia Urbana esperan el juicio

El punto de partida es la pornovenganza, en la que Rosa Peral acusaba a un subinspector de haber difundido, para vengarse, una fotografía mientras ella le estaba haciendo una felación. Luego llega la muerte de Pedro Rodríguez, su novio del momento. Este agente no le era desconocido a Toni Muñoz: estaba suspendido de sueldo y empleo desde hacía unos meses por haber propinado una paliza a un motorista en la Rabassada, un suceso que el periodista cubrió en su momento.





Más tarde trascienden otras cosas, que en el libro se van sirviendo a dosis, como que Rosa y su otro amante, Albert –luego detenido como ella, por el homicidio de Pedro– habían estado involucrados en la muerte de un mantero que murió en Montjuic. “La clave, el eje conductor, es la personalidad de ella, quería explicar cómo era Rosa Peral y cómo vivía, no para justificarla, sino para entender cómo llega hasta el crimen”, explica Muñoz. Y el periodista se encuentra con una mujer atrapada entre el ideal de una familia tradicional, un papel que encarna junto a su marido Rubén (Mosso d’Esquadra), y sus dos hijas; y su carácter manipulador y egoísta que la lleva a tener una doble vida con uno o varios amantes simultáneos. “Mucha gente lo sabía, la describen como una mujer mentirosa, manipuladora, pero en su entorno no la tenían por una mala persona”, mantiene Muñoz. Él busca razones.

Todo se desmorona cuando su marido la deja. “Entonces ella actúa por despecho, activa unos mecanismos que culminan en el crimen”, añade. Y si hasta entonces el poder de seducción de Rosa había bastado, ahora los pilares empiezan a agrietarse y emerge la mujer que incluso desde la prisión maquina el asesinato de su marido, que se ha convertido en el blanco de su ira.





Muñoz pasó un año recopilando pruebas y documentación y casi seis meses escribiendo. Y cuando ya estaba, surgió la posibilidad de entrevistar de nuevo a Rosa Peral en la cárcel. De nuevo emergen sus dotes seductoras, su historia avanza por un camino, y las pruebas, por el contrario. Sólo tú me tendrás llega hoy a las librerías mientras los interrogantes por el crimen de la Guardia Urbana esperan el juicio.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: