Deporte

«Ser el mejor del siglo XXI»


Florentino Pérez comenzó ayer su quinto mandato al frente del Real Madrid, en el palco del Santiago Bernabéu, que va a ser el centro fundamental de estos cuatro años porque comienzan las reformas. «Estamos poniendo las bases para el objetivo más ambicioso en años, las obras, que convertirán al estadio del Real Madrid en un icono vanguardista, moderno, confortable y seguro», dijo. Fue un discurso protocolario, sin querer entrar en detalles, sin que apareciese Cristiano Ronaldo en sus palabras. Florentino quería celebrar que continúa al mando del Real Madrid después de que terminase el proceso electoral sin que se presentase ningún rival. El año del Real Madrid, con la Liga y la Champions, no daba opción a nadie más. «Afrontamos este nueve mandato tras vivir una de las mejores temporadas de la historia: Supercopa, Mundial, Liga y Copa de Europa, primer club en conquistar dos Champions de manera consecutiva, hemos hecho lo que nadie había hecho hasta ahora. Hemos logrado tres Copas de Europa en cuatro años, lo que demuestra la solidez de un proyecto deportivo y seguiremos trabajando sin complacencia, poniendo el acento en la juventud», aseguraba el presidente, acompañado por todos los miembros de su Junta Directiva. «Esto que hacemos es de lo mejor de nuestras vidas», afirmó el presidente blanco.

El acto comenzó con un vídeo con los mejores goles o los más determinantes de estos últimos años en el Real Madrid. El cabezazo de Ramos, que empató el encuentro que llevó a la Décima, quizá la victoria más deseada en esta era por Florentino, fue lo primero que se vio; después, el tanto de Bale en Mestalla y en tercer lugar, el penalti de Cristiano Ronaldo que dio la undécima Copa de Europa. Lo que se buscaba por todos lados eran palabras acerca del futbolista portugués y si eso no podía ser, al menos señales que indicaran cómo está el club en esta extraña situación en la que no dejan de llegar mensajes de Cristiano, por persona interpuesta, en los que insiste en que se quiere ir mientras calla.

Florentino salió ayer ante su Junta Directiva, ante los socios que estaban en el palco y ante los periodistas con la firme intención de no decir nada sobre el «caso Ronaldo». Y lo consiguió. Quería celebrar que vuelve a ser el presidente del Real Madrid, después ya vendría el trabajo. Nada más acabar el acto, la Junta Directiva se reunió.

Tras el éxito conseguido la pasada temporada, no van a cambiar las líneas de acción del club, que hace tiempo navega en la estabilidad institucional y que ha encontrado la tranquilidad deportiva de la mano de Zinedine Zidane, cuyo nombre sí que dijo Florentino en su discurso. «Es el mejor entrenador del mundo», aseguró. Y con él en el banquillo espera conseguir el objetivo, que según confirmó, se impuso ya el primer año que llegó a la presidencia del Real Madrid, hace ya 17 años: «Sé lo que supone ser presidente del Real Madrid, preservar los valores, lograr fortaleza económica y conquistar los títulos En 2001, recogí el título del mejor club del siglo XX y desde ese día mi objetivo es que el Madrid sea el mejor club de este nuevo siglo», aseguró. «Tenemos poderosos rivales y nuestro objetivo es competir contra ellos con los mejores del mundo, de España y con un importante protagonismo de la cantera, como era el modelo de Bernabéu, de Di Stéfano y Gento». El presidente de honor de la entidad estaba junto a él,

Antes de empezar el acto, se entregó un cuadernillo del programa de Florentino Pérez 2017. «Seguimos haciendo historia», se titulaba. En él, se recogen los logros y las bases de las partes deportivas, institucional y social del Real Madrid, que pretende abrir 1.000 escuelas por todo el mundo para ayudar a 150.000 niños. En el cuadernillo, el único que tenía una doble página en exclusiva, con tres fotos suyas con sus trofeos era Cristiano.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *