El consumidor español muestra señales claras de confusión a la hora de alimentarse, afectado por la propagación de bulos, la aparición de sellos equívocos o las dificultades para entender la información de la etiqueta y diferenciar entre fecha de caducidad y de consumo preferente.

Así se desprende del análisis de los resultados de la «Encuesta sobre Hábitos de Consumo 2019» presentada hoy, basada en las entrevistas a 3.300 familias de todas las regiones españolas y elaborada en el marco de un foro en el que participan las asociaciones de consumidores CECU, FUCI, UNAE y Cauce, junto con la cadena de supermercados Mercadona.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: