El running, una práctica deportiva que con los años ha ido ganando protagonismo y que cada vez cuenta con un mayor número de personas que lo practican para mantenerse en forma, requiere una preparación idónea para evitar que se produzcan lesiones, tanto en el ejercicio diario como en las carreras.

Es por esto, que Agustín Oliver, fundador de L’anatomie, un espacio de pilates contemporáneo de la ciudad de Madrid, propone seis consejos a tener en cuenta para afrontar en las mejores condiciones cualquier prueba, ya sea popular o profesional.

1. Planificación de objetivos

Es importante comenzar a preparar la carrera con una antelación mínima de 2 meses, aumentando de forma progresiva las distancias durante los entrenamientos. Cada carrera es distinta, por lo que hay que planificarse en función del recorrido final y la tipología del terreno.

Todas las carreras se realizan por un motivo: superación personal, apuesta entre amigos, fin solidario, como resultado de un entrenamiento… Por ello, también es necesario marcarse un objetivo claro y realista en función de la experiencia, sin olvidar que disfrutar de la carrera y poder terminarla es lo más importante.

2. El pilates o cross training son tus aliados

Combinar la carrera con otras disciplinas, mejora el rendimiento y disminuye la sensación de monotonía en tus entrenamientos. Con su método Pilates Run Fit se combina esta disciplina con los entrenamientos en suspensión o circuitos funcionales. De esta forma se fortalece la zona abdominal y la espalda dando estabilidad a la pelvis, por lo que se compensa el impacto que generamos en el cuerpo al correr.

El entrenamiento por series y circuitos, permitirán ganar potencia y fuerza de la musculatura para finalizar la carrera en óptimas condiciones. Por último, es importante tener en cuenta que con la realización de estiramientos evitaremos posibles lesiones o roturas musculares.

3. Alimentación

Antes de empezar la carrera aconsejamos estar bien hidratados, es importante empezar a beber agua de forma moderada horas antes de la carrera. De esta forma el cuerpo no sufre una deshidratación en carreras cortas o sin avituallamiento, al igual que es aconsejable beber agua durante la carrera.

No es recomendable realizar comidas copiosas o pesadas previamente. Podrían jugarnos una mala pasada durante la carrera. Los carbohidratos complejos (pan, cereales, frutas, legumbres y fruta) serán la fuente principal de energía en el día de entrenamiento (con un 60%) pero hay que combinarlos de forma adecuada y proporcional con las proteínas como pescado azul, carnes magras o legumbres (cubriendo un 20-30%), sales minerales y grasas no saturadas tipo aguacates, aceite de oliva o frutos secos (con el 10-20%).

La cena previa a la carrera debe de incluir carbohidratos como base, como por ejemplo un plato de pasta y el desayuno, frutos secos o cereales y frutas como el plátano o ciruelas.

4. Descanso

Es importante reducir el volumen de entrenamiento la semana previa a la carrera. Planifica y respeta los días de descanso para reponerte del esfuerzo, evitar lesiones y poder rendir el día de la carrera, sin que la musculatura esté fatigada.

5. Equipación

Las zapatillas son un elemento clave durante la carrera, tienen que ser específicas para correr y que se adapten a la anotomía del pie y su pisada. Te recomendamos que no estrenes nunca unas zapatillas el día de la carrera para evitar molestias en el pie y las temidas ampollas.

La camiseta tiene que ser técnica e incluso térmica para el invierno, combinándolo con cortavientos, sin ir excesivamente abrigados. El uso de guantes y gorros, es muy recomendable para los meses de invierno y estar protegidos del frío, al igual que hay que protegerse del sol con gafas de sol o gorras.

6. Fisioterapia tras la carrera

Es importante diseñar un plan específico de estiramientos post entreno, con los que evitar lesiones por rotura o sobrecarga muscular. Tras la carrera es fundamental ponerse en manos de un fisioterapeuta para eliminar la tensión muscular generada y posibles sobrecargas de la musculatura que se haya visto involucrada durante la carrera, siendo lo más común gemelos, isquios, glúteos o espalda.

practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: