Portada

Seat obtiene los mejores resultados de su historia por segundo año consecutivo

consultor seo


De récord en récord. Seat consiguió en 2018 los mejores
resultados de siempre, haciendo historia después de que el año anterior ya se batieron todas las marcas. La empresa que preside Luca De Meo, pese al descenso global de las ventas de diésel y al sufrir durante cuatro meses retrasos en la entrega de motores por problemas regulatorios, mejoró en todos los apartados. El 2018, primer año de comercialización completa del modelo Arona, cerró con un incremento de facturación y beneficios.

En concreto Seat generó unas ventas de 10.200 millones de euros (+3,1%) y unos beneficios operativos de 254 millones, superando a los 191 millones del año anterior. Ambos datos constituyen un récord. De cara al futuro, los directivos no especificaron si la fábrica de Martorell podría fabricar modelos eléctricos, como el Formentor que se presentó en Ginebra, aunque señalaron que la planta está habilitada para hacerlo.






Wolkswagen

En cuanto al grupo Volkswagen alerta de que la electrificación supondrá pérdidas de empleo en su conjunto, confirmó ayer las cifras adelantas en los últimos días y también logró un incremento de las ganancias. Las ventas supusieron unos 84.600 millones de euros, (+6,8%), mientras que los beneficios operativos se situaron en los 3.300 millones, un leve descenso respecto a los 3.200 de 2017. Porsche y Skoda, la gama más alta y más baja respectivamente de las marcas, también marcaron nuevos récords el año pasado.

“La regulación medioambiental, los efectos del tipo de cambio y los gastos iniciales de los nuevos productos, especialmente en relación con la aplicación de la campaña de movilidad eléctrica, pesan sobre el beneficio operativo. Además, el procedimiento de adaptación de los motores supuso un reto” se justificó el grupo en relación al menor beneficio operativo.


Coche eléctrico

El consejero delegado del grupo, Herbert Diess, reafirmó la apuesta del grupo por el coche eléctrico y aseguró que en su nueva línea de producción podrán fabricar hasta 22 millones de coches de estas características para el 2025. “El año que viene a partir de los 30.000 euros el precio de un automóvil con motor de combustión y el eléctrico serán equivalentes”, pronosticó.

La otra cara de la moneda es que el ejecutivo asume que “habrá pérdidas de empleos” debido a esta transformación tecnológica, que podrían afectar al 20% de la plantilla en los próximos años. En Alemania medios locales ya han calculado a un primer impacto de 5.000 efectivos en las plantas ubicadas en el país, aunque el ajuste se llevaría a cabo mediante prejubilaciones.





Volkswagen alerta de que la electrificación supondrá pérdidas de empleo lamentó que no se consiga alcanzar un acuerdo en Europa con fabricantes de baterías para constituir un campeón europeo del sector y en la actualidad el grupo ha suscrito alianzas con empresas asiáticas.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment