Dar clase en un centro educativo no es tarea fácil y los profesores necesitan, además de estudios superiores, conocimientos de pedagogía, didáctica o unas prácticas «in situ». Permitir que un titulado sin más entre en un aula para solucionar un problema de escasez de docentes no parece satisfacer a la comunidad educativa.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha anunciado que se va a flexibilizar, «de manera excepcional y limitada» por la pandemia del coronavirus, los requisitos para el ejercicio de la docencia y no hará falta tener hecho el Máster de Formación del Profesorado de Secundaria (ESO) y Bachillerato, FP y Enseñanzas de Idiomas, conocido como MAES.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: