consultor seo


La guerra abierta que el sector del taxi ha declarado a las compañías de vehículos con conductor (VTC) ha propiciado que Cabify se plantee abandonar Catalunya. Esta marcha supondría dejar sin servicio a una comunidad de cerca de un millón de usuarios y enviar al paro a 1.400 trabajadores. Ante este panorama la compañía ha decidido publicar una carta abierta “a favor de tu libertad de elegir cómo te mueves” en la prensa.

En el texto confiesan sentirse en una “encrucijada” y que están viviendo una “profunda preocupación” si se acaba aprobando la medida que les obliga a la precontratación del servicio con al menos un cuarto de hora de antelación. Además, exponen que si se les obliga a volver a la base y a suprimir la geolocalización “se hará inviable la actividad de las VTC y, por tanto, también de Cabify”.






Las consecuencias

Más paro, menos productividad, menos servicio y menos libertad

ginsengman

No cumples, No das la Talla, Prueba Ginseng Men. Envío Gratuito

segunda

A ojos de la compañía, “la nueva regulación significa que nos expulsan de Barcelona y Catalunya. No sabemos qué se pretende, pero sí sabemos lo que vendrá: más paro, menos productividad, menos servicio y menos libertad. ¿Por qué se nos expulsa? Para dar satisfacción a los sectores más radicales del taxi”.

En el comunicado se quejan de que las medidas que se quieren adoptar en Catalunya “son perjudiciales para todos” y de la violencia que han sufrido sus conductores durante estas semanas. “Solo han ganado los enemigos del progreso y los que piensan que los desórdenes, la intimidación y las agresiones son preferibles al diálogo, el consenso y el respeto”.

Además de exponer que con esta crisis la imagen externa de Catalunya se ha visto perjudicada, Cabify remarca en varias ocasiones que prima “satisfacer a quienes quieren expulsarnos y rechazan la convivencia”. Se sienten ignorados ante las propuestas de regulación que ellos han ofrecido. En este sentido piden al Govern y al ayuntamiento de Barcelona que no adopten “decisiones precipitadas al dictado de quienes anteponen sus egoísmos y sus miedos a cualquier otra consideración”.








Fuente: LA Vanguardia