Desde hace unas semanas, el mapa de Estados Unidos se ha redistribuido de esta manera: Chicago es la Casa de los Stark, Nueva York la de los Lannister, San Francisco la de los Targaryen y Boston una suerte de mezcla entre Targaryen versus Lannister. La cadena HBO se asoció con la compañía de telecomunicaciones AT&T para convertir sus tiendas principales en los hogares de las familias que aún compiten por el trono de los Siete Reinos en Juego de Tronos. La serie que más premios Emmy se ha llevado de una sentada, la más solicitada a la carta en la televisión de pago -y también la más pirateada- no necesita publicitar que vuelve este 14 de abril estrena la octava y última temporada. Pero lo está anunciando y con una macrocampaña inédita en la historia de la televisión, que aborda desde sitios para donar sangre hasta locales de comida rápida.

Seguir leyendo.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: