El año pasado, tras las etapas de montaña de la Volta a Catalunya, se impuso escapado el alemán Maximilian Schachmann, entonces corredor del Quick Step. Esta vez, en una jornada de descenso similar a la del 2018, venció el mismo Schachmann, aunque ahora defiende los colores del Bora. No es fácil repetir la hazaña en circunstancias tan similares, pero este berlinés de 25 años lo hizo realidad en la meta de Sant Cugat. Se metió en la escapada del día, colaboró durante un montón de kilómetros y a unos 11 de la meta dio el golpe para irse en solitario hacia la victoria y resistir el acoso del pelotón, en parte obstaculizado por una caída de un corredor del Sunweb que estaba protagonizando la persecución para ayudar a su velocista, Michael Matthews.





La Volta 2019 salvó un día más en su camino hacia la etapa final del domingo en Montjuïc. Y el colombiano Miguel Ángel López saltó una valla más en su carrera de obstáculos hacia la victoria absoluta. No fue globalmente un día difícil para el líder del Astaná, bien protegido todo el día su cuerpo de escalador de unos 60 kilos. Sin grandes dificultades ya tiene un día más cerca la victoria.


El equipo está muy pendiente de mí, me cuidan bastante, sí”



“El equipo estuvo magnífico”, comentó en la meta. “La verdad es que están muy pendientes de mí, me cuidan bastante, sí”. Supermán López mostró su confianza en que en la penúltima etapa, este sábado, “los equipos de los esprinters sigan controlando” y que el domingo, en Montjuïc se produzca la última batalla. “Habrá mucha, seguramente”, pronosticó.

La fuga del día la formaron, además del ganador Schachmann, el costarricense Amador (Movistar), el norteamericano Van Garderen (Education First) y el neerlandés Lindeman (Jumbo). Los cuatro colaboraron bien, pero la ley del pelotón nunca les dejó ir mucho más allá de los tres minutos y medio, una renta prudencial para los intereses de los velocistas. Y parecía que, una vez más, el cálculo de caza iba a salir adelante. Cuando a 12 kilómetros ya sólo tenían un minuto fue cuando Schachmann pensó que era el momento de salir a tope. Y fue entonces, en un giro a la izquierda, cuando el corredor del Sunweb que marcaba el ritmo resbaló y descolocó momentáneamente la persecución.





Era justo lo que le faltaba al potente Schachmann para alcanzar Sant Cugat en solitario. A 4 kilómetros le quedaban 35 segundos, en la banderola del último ya eran sólo 19. Pero el alemán del Bora pudo incluso mirar atrás y celebrar su sacrificada victoria.

Sin cambios en la general, la anécdota la protagonizó Egan Bernal, al sufrir una avería en los últimos kilómetros. Entró en la meta andando, acompañado de Henao, a unos 2 minutos del vencedor. Pero con toda la calma, sabiendo que la norma que le daba el mismo tiempo de su grupo era de aplicación obligada. Se mantiene pues en el tercer puesto de la general.

“Contaba con el cansancio de las dos etapas de montaña”, explicó Schachmann para justificar el éxito de su aventura. Aunque lo cierto es que tanto en Vallter como en La Molina él no se dedicó en absoluto a descansar: Llegó entre los 25 primeros, que no está nada mal. Un ciclista muy valioso para cualquier equipo, sin duda.






Clasificaciones

5.ª etapa, Puigcerdà – Sant Cugat, 189 km

Etapa

aa

General

aa








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: