La pelota está en el tejado de Unidas Podemos. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, considera que se dan ya todos los presupuestos para poder ser investido, a falta solo de que el partido de Pablo Iglesias dé su brazo a torcer y apoye su propuesta tras su oferta de un programa común progresista. El mensaje que ha trasladado el secretario general del PSOE este sábado es que solo falta que Podemos transija para que eche a andar la legislatura. «Tenemos los votos, porque los españoles votaron socialista y progresista; tenemos los escaños y tenemos el programa común progresista», ha reflexionado Sánchez en un acto de partido en Toledo. «Lo único que necesitamos, y es a lo que invito a Unidas Podemos, es a que dé un paso al frente, a que desbloquee, a que tengamos una investidura para una legislatura progresista y un Gobierno progresista».

Sánchez ha intentado convencer al partido de Pablo Iglesias de que no es necesario que se forme un Gobierno de coalición para que la izquierda pueda lograr grandes avances esta legislatura. Antes de las elecciones generales del 28 de abril, ha recordado, cuando llegó al poder aupado por la moción de censura a Mariano Rajoy, la izquierda sumaba 151 escaños en el Parlamento, y tras esos comicios tiene 165. «Si con 151 fuimos capaces de hacer lo que hicimos en 12 meses, ¿qué podremos hacer con 165?», ha interpelado a los potenciales socios. «¿Qué justifica que estemos bloqueados?», se ha preguntado.

En vez de una repetición electoral el próximo 10 de noviembre, el jefe del Ejecutivo en funciones insta al partido a su izquierda a «ponerse a trabajar ya» junto con el PSOE. «Hay muchas cosas que hacer: en empleo, en las pensiones, hay que revertir los recortes en el sistema nacional de dependencia, en favor de la igualdad de género, por la transición ecológica, por construir los pactos que necesita nuestro país, no solamente en el conflicto que existe en Cataluña. En financiación autonómica, local…, o un pacto del agua», ha enumerado Sánchez. «Hay muchas cosas que tenemos que poner en marcha ya, que llegamos tarde».

Las interpelaciones de Sánchez a Podemos llegan dos días después de la primera reunión entre el PSOE y el partido de Iglesias —se citaron este jueves tras seis semanas sin verse —, un encuentro que resultó infructuoso. A pesar de las cinco horas de cita, las dos formaciones no han logrado salvar el principal escollo: su desacuerdo en la forma de Gobierno, que los de Iglesias insisten en que sea un Ejecutivo de coalición, mientras los socialistas se niegan. La última oferta del PSOE a Podemos es un programa común de 370 medidas con garantías de cumplimiento y que el grupo de Iglesias entre en estructuras de poder, pero sin ministros. Aunque las posiciones siguen muy alejadas, este fin de semana ambas formaciones tienen previsto intercambiarse papeles.

El líder del PSOE no ha descartado la posibilidad de que al final España termine en una nueva convocatoria electoral, aunque lo ha sugerido al tiempo que instaba a Podemos a moverse. «Ahora que se dice que existe un riesgo cierto de que el próximo 10 de noviembre haya elecciones», ha deslizado Sánchez, «le digo a Unidas Podemos que los españoles nos vean el 10 de noviembre trabajando por derogar la reforma laboral».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: