«Chevy, hazme bailar», esto fue lo que le dijo Aitana Sánchez-Gijón al coreógrafo Chevy Muraday hace algo más de dos años, y él lo hizo al ritmo de las pasiones de la Papisa Juana, Juana de Arco, Juana la Loca, Juana Inés de la Cruz y Juana Doña, todas esas mujeres que «atraviesan» a la actriz en «Juana».

Una obra que desde este miércoles y hasta el 22 de diciembre estará en el Teatro Español y que supone un «viaje emocional» que no parte de la razón sino de las «vísceras», según ha dicho el dramaturgo Juan Carlos Rubio, el artífice de este guion de «grito salvaje» compuesto por textos de él mismo, Marina Seresesky y Clarice Lispector; así como por fragmentos de obras de Alcuino de York o Shakespeare.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: