El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado que “el principal escollo para que haya acuerdo con Podemos es la presencia de Iglesias en el Gobierno”. Sánchez ha asegurado en la Sexta que el pasado jueves informó al líder de Podemos, algo que este ha negado. «Iglesias habla de presos políticos y yo necesito un vicepresidente del Gobierno que confíe en la democracia española. Hay una divergencia muy seria en un ámbito fundamental que va a dirimirse en muy pocas semanas, muy pocos meses. Hay que tener muy claro que aquí no se persigue a nadie», ha asegurado Sánchez, que ha insistido en que no puede tener un «vicepresidente que no confía en el presidente».

Una prueba de que las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están prácticamente rotas la ha dado el presidente en funciones ante la Ejecutiva del PSOE al desvelar, o dar su versión, de lo que Pablo Iglesias le ha ido pidiendo en sus citas. Una vicepresidencia social, las áreas de Hacienda y Empleo y la portavocía del Gobierno o la comunicación.

Esta última tendría características especiales ya que Iglesias pidió a Sánchez que fuera compartida, según indicaron fuentes gubernamentales. Aunque las conversaciones parecen cegadas la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha apuntado en Los Desayunos de TVE que aún cabe el acuerdo si Unidas Podemos propone nombres con «alta cualificación»para entrar en el Gobierno, pero Iglesias queda excluido. Nunca ha querido Pedro Sánchez sentar en la mesa del Consejo de Ministros a Pablo Iglesias. El argumento es que en su concepción de equipo no entra que haya una bicefalia o dos gobiernos dentro de uno. Un político de fuerte personalidad y liderazgo como es Pablo Iglesias ocuparía un papel dentro del Ejecutivo que Sánchez rechaza rotundamente.

En una entrevista en la SER, Sánchez aseguró el pasado lunes que Iglesias no le había pedido «nunca» ser vicepresidente. «No, no, no me ha pedido nunca eso, no me lo ha explicitado de esa manera», aseguro el líder socialista. Con sorpresa ha acogido Podemos estas informaciones. No las has desmentido pero sí han recalcado que el propio Sánchez negó en la Ser que Iglesias le hubiera pedido una vicepresidencia. Lo relevante para ellos es que nunca se ha podido hablar de una negociación de verdad y que hoy se cumple una semana desde que tuvieran la última conversación. Pero la decisión de Pedro Sánchez de contar hoy a su ejecutiva su versión de lo que ha hablado en privado con Pablo Iglesias apunta a que quiere preparar el terreno ante la ruptura definitiva que se traducirá la próxima semana en su investidura fallida.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: