Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, momentos antes de reunirse el pasdo día 11 en el Congreso. En vídeo, las dificultades de las negociaciones. Uly Martín / atlas

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se reúnen este martes en La Moncloa a petición del presidente en funciones para tratar de avanzar en la negociación para la investidura y consensuar un Gobierno de cooperación. Fuentes de Unidas Podemos afirman que acuden a esta reunión con el objetivo, en primer lugar, de pedirle a Sánchez que aclare cuál es su posición actual respecto a la formación de un Ejecutivo donde el secretario general de Podemos aboga por que haya miembros de su partido frente a la postura del responsable del PSOE de limitar su representación a cargos intermedios. Fuentes de Podemos consideran que en los últimos días han escuchado «mensajes muy diversos» y «posiciones contradictorias» en el PSOE. Fuentes del PSOE señalan por el contrario que en la reunión «se analizará la propuesta del Gobierno de cooperación realizada por el presidente y se espera que traslade su posición el líder de Podemos». Esto es, para los socialistas lo que estará encima de la mesa es la propuesta de Sánchez, que ofrece a Podemos puestos intermedios pero no ministros. .

Previsiblemente, Iglesias le trasladará al presidente en funciones la conveniencia de devolver las conversaciones a la mesa de negociación. Se trata, a juicio de Unidas Podemos, de evitar la exposición pública en los medios de comunicación de los avances, a lo que la formación se refiere como «partida de ping pong». Fuentes socialistas ven a Iglesias muy enrocado en la idea de que quiere que haya ministros de Podemos pero confían en que entre los dos dirigentes se encuentre una solución intermedia para no retrasar más la investidura. 

Esta será la cuarta vez que ambos líderes se reúnan. La última, también discreta, se celebró en La Moncloa. En aquel encuentro, Sánchez trasladó a Iglesias una propuesta en la que Unidas Podemos sería el socio prioritario del Ejecutivo, lo que implicaría que Sánchez descansaría en ellos las decisiones y las negociaciones clave y no buscaría la geometría variable con otros grupos de la que se hablaba tras el 28-A. Por otro, se firmaría un acuerdo de investidura pactado entre ambas formaciones que marcaría toda la agenda política.

Este lunes Pedro Sánchez ya se reunió con Pablo Casado. Sánchez había convocado a los líderes del PP y de Ciudadanos a La Moncloa para tratar de arrancarles un voto que facilite su investidura, pero solo el presidente de los populares accedió a la cita. Casado lo hizo, dijo, “por lealtad institucional” y para reiterarle a Sánchez la negativa del PP a abstenerse. Albert Rivera rechazó la invitación argumentando que ya le había comunicado «dos veces» al líder socialista que no le apoyará.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: