Pedro Sánchez llega a la Jefatura Superior de Policía en Barcelona. En vídeo, delcaraciones de Sánchez a los agentes. REUTERS | EPV

Pedro Sánchez ha viajado este lunes a Barcelona para visitar a los policías heridos en los disturbios de la semana pasada contra la sentencia del procés y trasladarles su apoyo. El presidente del Gobierno en funciones ha organizado un viaje relámpago sin colocarlo en la agenda oficial ni avisar a la prensa para evitar que los independentistas tuvieran tiempo para organizar protestas a su paso, como también hizo la semana pasada el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Sánchez no ha mantenido ningún encuentro con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, con quien no ha querido hablar por teléfono durante el fin de semana y al que exige que condene de forma clara la violencia independentista.

El presidente ha permanecido en la capital catalana apenas unas horas y ha regresado a Madrid sobre la una de la tarde, tras una visita cuyo secretismo aumentaba la sensación de excepcionalidad. Sánchez se ha ido de Barcelona sin tener ninguna intervención ante la prensa.

En la Jefatura Superior de Policía, primera parada de su recorrido, Sánchez ha sido recibido por los mandos policiales mientras, de fondo, una bocina y algunos gritos sonaban contra su llegada. También ha habido abucheos cuando ha entrado, después, en los hospitales Sagrat Cor y Sant Pau, donde se encuentran ingresados los agentes con lesiones más graves. Según una nota que ha enviado La Moncloa tras la visita, Sánchez ha agradecido a los agentes su contribución a garantizar la seguridad y la convivencia y para superar esta «crisis de orden público» y ha admitido que habrá que tener «mucha paciencia» para resolver esta crisis.

«En estos momentos es muy importante garantizar la moderación que representan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para asegurar esa convivencia que ahora mismo está puesta en cuestión», ha dicho Sánchez a los agentes y mandos policiales con los que se ha reunido. «La crisis no ha acabado, tenemos que persistir, nosotros somos mucho más persistentes, más cabezotas», les ha transmitido, según el vídeo remitido por La Moncloa, que no ha permitido en ningún momento que los periodistas pudieran seguir de cerca la visita.

Un asesor comunica a Quim Torra que Pedro Sánchez no les contesta al teléfono. Generalitat

Fuentes del hospital de Sant Pau aseguran que la dirección del centro ha intentado recibir al presidente en la puerta principal, pero que este ha entrado por el aparcamiento de las ambulancias. Las mismas fuentes apuntan que la visita no se ha alargado más de 10 o 15 minutos, informa Clara Blanchar. Sánchez ha sido despedido con abucheos y gritos de “fuera”, “libertad presos políticos” o “hable” por un grupo de personas, como se aprecia en un vídeo que fue difundido en las redes sociales. Alguna de las personas que abuchean al Sánchez llevan la bata habitual de los trabajadores de un hospital.

Pocas horas después del anuncio del viaje, distintos grupos independentistas han comenzado a realizar actos de rechazo, como una sentada de varios centenares de personas ante la Delegación del Gobierno en Cataluña, informa Rebeca Carranco. Los manifestantes llevan carteles con el lema «Spain: sit and talk» («España, siéntate y dialoga», en inglés).

Sánchez anunció a primera hora el viaje al mismo tiempo que daba a conocer una carta de respuesta al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha intentado hablar con él al menos dos veces en los últimos días sin obtener respuesta. En un texto duro, el presidente explica a Torra por qué no le ha contestado al teléfono: “El primer deber de cualquier responsable público es velar por la seguridad de los ciudadanos, así como por la seguridad de cualquier espacio público o privado frente a las conductas violentas. El segundo es preservar la convivencia entre todos los integrantes de la sociedad civil y evitar la fractura de su comunidad. Su conducta se ha movido en los pasados días justamente en sentido contrario».

El tono de la carta muestra que Sánchez no tiene ninguna intención de contestar a Torra al teléfono. El president ha contestado a esta carta con una nueva misiva en la que emplazaba al jefe del Ejecutivo a un encuentro «hoy mismo» aprovechando su visita a Barcelona, y le anunciaba que volverá a llamarle por teléfono «para volverle a ofrecer un diálogo sin condiciones». El fugado expresident Carles Puigdemont ha contestado por Twitter al viaje de Sánchez. Además de reprochar que no se encuentre con Torra, Puigdemont ha dicho: “¿De verdad hace diferencias entre los heridos, en vez de preocuparse por todos? Un gobernante debería desear que todos los heridos, policías y ciudadanos, se recuperen. Todos, sin excepciones».

Condena «tajante e inequívoca»

Sánchez cree que Torra «ha evitado condenar de modo tajante e inequívoco las conductas violentas que se han manifestado con virulencia y asiduidad en diversos puntos de Cataluña, incluso a poca distancia de su despacho». «Ha vuelto la espalda a las fuerzas y cuerpos de seguridad autonómicos y estatales, que protegen el orden público con gran profesionalidad y exponiéndose a graves riesgos. Ha vuelto la espalda e ignorado a más de la mitad de la población catalana simplemente porque no comparte sus propósitos en vez de comportarse como el presidente de todos los catalanes”, le reprocha.

“Me veo en el deber de recordarle las tres obligaciones que debe cumplir un gobernante si quiere ostentar con dignidad la representación de su comunidad ante cualquier interlocutor: condenar la violencia de forma rotunda, amparar a las fuerzas de seguridad que la combaten y evitar la discordia civil», remata el texto, que implica la ruptura de puentes entre ambos presidentes a tres semanas de las elecciones generales del 10 de noviembre.

Esta misma mañana, antes de su viaje, Sánchez se ha puesto en contacto con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau para trasladarle «el apoyo y la solidaridad» del Gobierno con la ciudad tras los incidentes violentos de la semana pasada contra la sentencia del procés.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha estado dos veces en Barcelona en sendos mítines en los últimos días y Pablo Casado acude también este lunes a la capital catalana en un viaje anunciado hace días. El líder del PP sí ha atendido a la prensa en Barcelona y ha dado un paseo por la ciudad para transmitir normalidad. Después, tendrá una reunión de la Ejecutiva de su partido por la tarde. Todo convocado anticipadamente.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: