Pedro Sánchez llamará este jueves a Pablo Iglesias con el ánimo de poner en marcha dos equipos de trabajo en las negociaciones, que él mismo ha reconocido que se encuentran «encalladas», entre el PSOE y Unidas Podemos. El presidente en funciones se mantiene firme y no está dispuesto bajo ningún concepto a un gobierno de coalición como exige su socio preferente. «Un Gobierno tiene que gozar de una cohesión interna absoluta y en asuntos de Estado hay discrepancias de fondo con Unidas Podemos», ha afirmado Sánchez en una entrevista en Los Desayunos de Televisión Española.

El formato del Ejecutivo no es negociable para el presidente en funciones. «Tenemos que cambiar el método de negociación. Es evidente que no ha sido el conveniente. Lo importante es volver al comienzo, al punto de arranque. Rebobinar. Volver al punto de partida», ha animado Sánchez a reconducir las negociaciones. El éxito de su investidura depende de ello. Sánchez como mucho contempla que Unidas Podemos proponga independientes de prestigio como ministros: «A mí me parece honestamente la oferta más sensata y generosa en el contexto actual. Pero en ningún modo, ha reiterado, aceptará presidir un Gobierno conjunto. La razón, ha argumentado Sánchez, son las diferencias en la crisis territorial en Cataluña y otras cuestiones con el partido de Iglesias. «Mi responsabilidad como presidente es no garantizar solo la investidura sino la estabilidad del Gobierno», ha mantenido el secretario general del PSOE, que afronta su investidura dentro de dos semanas sin tener cerrados los apoyos necesarios para que sea aprobada.

Entre los ejemplos que Sánchez ha utilizado para resaltar las diferencias con Podemos está que su principal aliado en sus 12 meses de mandato defiende la celebración de un referéndum de autodeterminación para resolver el encaje de Cataluña con el resto de España. «Hablan de presos políticos y el PSOE no, decimos que hay políticos presos. Es evidente que existen diferencias y discrepancias de fondo que harían que un Gobierno con Unidas Podemos se pudiera paralizar por sus contradicciones internas», ha sentenciado Sánchez.

«Si esta legislatura, ante las puertas de una sentencia del Tribunal Supremo en breves meses, los independentistas vuelven a hacer algo como lo que hicieron hace dos años ¿Unidas Podemos va a apoyar al Gobierno de España en la aplicación hipotética, que yo no deseo, del artículo 155 de la Constitución?», ha lanzado el presidente del Gobierno.

El candidato socialista se ha comprometido a que el «primer acuerdo de país» que propondría al resto de partidos sería acordar una reforma del artículo 99 de la Constitución, que afecta al reglamento de investidura, para evitar situaciones de bloqueo como la actual. «Ofrezco un acuerdo de país para que sea la última vez que ocurre esto», ha incidido.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: