“No nos lo tomemos a broma, si no vamos a votar, la abstención puede dar la victoria a la derecha ultra”. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lanzado un diáfano mensaje para reclamar una movilización masiva las próximas elecciones generales del 28 de abril. Un llamamiento a la participación con el que el secretario general del PSOE pretende impulsar a los socialistas y aplacar la fórmula andaluza de PP, Cs y Vox, que según fijan las encuestas se situaría a las puertas de la mayoría si decidieran sumar.

“Ésta es una amenaza real, existe, sólo hace falta mirar a otros lugares de Europa y el mundo”, ha apuntado Sánchez para tratar de capitalizar un frente contrario que congregue a “la España sensata y cabal”.











España necesita conquistar su futuro, no regresar 40 años atrás”



“España necesita conquistar su futuro, no regresar 40 años atrás”, ha seguido Sánchez, en referencia a la manifestación de Colón que una semana atrás que unió a PP, Cs y Vox para exigir elecciones por la negociación entre el Gobierno y la Generalitat. “La derecha insulta porque no tienen ni razón ni argumentos”, ha afeado.

El presidente del Gobierno, en la misma tónica que el resto de líderes socialistas que han hablado este fin de semana, ha sido especialmente crítico con Ciudadanos, después de que Rivera rechazara cualquier posible pacto postelectoral con Sánchez –PSOE, al margen. “Se atreven a poner un cordón sanitario al PSOE y con la misma cuerda se atan a la ultraderecha”, ha reprochado.


Ocho meses en la Moncloa

Sánchez reivindica el legado del aumento del SMI, la universalización de la sanidad pública y los recursos contra la violencia de género

En su intervención para clausurar la Conferencia Autonómica del PSOE de Extremadura en Mérida, Pedro Sánchez ha reivindicado el legado de su Ejecutivo. “En estos ocho meses hemos hecho mucho más por la justicia social que en los últimos siete años de gobierno popular”, ha defendido, enumerando la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros, el reciente proyecto de reforma educativa “para acabar con una ley pésima como la de la Lomce”, la recuperación de la universalización de la sanidad pública o la dotación de recursos en la lucha contra la violencia de género.





“Hemos hecho muchas cosas, pero hay muchas otras que no nos han dejado hacer”, ha lamentado Sánchez, en referencia a “la ley de eutanasia o la derogación de la reforma laboral”, toda una declaración de intenciones para la campaña. “Había mayoría en el Congreso para hacer todo esto y lo ha impedido una derecha que sólo se mira al ombligo y no piensa en el bienestar de España”, ha zanjado.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: