La capital guipuzcoana acoge este sábado, 19 de octubre, la XVIII edición de la Carrera de Cascabeles “por una sociedad inclusiva”, que organiza la ONCE, y que tendrá un recorrido de un kilómetro.

La prueba, con inscripción gratuita, y que dará la vuelta completa a los cubos del Kursaal, comenzará a las 12:00 horas, aunque desde dos horas antes, todos los interesados se podrán inscribir en la carpa instalada en la línea de meta.

Organizada por la ONCE, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián, la Diputación Foral de Gipuzkoa, el Gobierno Vasco, la Fundación Kutxa y Getariako Txakolina.

 El presidente territorial de ONCE Euskadi, Rafael Ledesma, destacó en la presentación de este evento que se trata de una prueba que cumple este año «su mayoría de edad», en la que «ganan todos los participantes por el simple hecho de atreverse a ponerse un antifaz y correr durante unos minutos a ciegas de la mano de su guía».

«Se trata de que los donostiarras se pongan en la piel de las personas ciegas, y durante un rato experimenten lo que nosotros vivimos a diario”.

La diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, incidió en que se trata de una carrera que “no tiene un solo ganador, sino que, con el esfuerzo conjunto, ganamos todos y todas”. Además, apuntó a la «enorme labor» que realiza la ONCE en la construcción de una sociedad “cada vez más inclusiva”, y mostró su apoyo en la labor “conjunta” que realizan las diferentes instituciones y agentes en garantizar la igualdad de oportunidades de todas las personas. 

Por último, la concejala delegada de Acción Social, Aitziber San Román, recordó que gracias a esta carrera «podemos conocer de primera mano algunos de los obstáculos a los que se enfrentan a diario las personas con discapacidad visual; conocerlos y sentirlos: un ejercicio único para los y las representantes de la institución más cercana a la ciudadanía».

«La carrera de cascabeles demuestra que quienes se enfrentan a esas situaciones además de superarlas, son capaces de guiar a otras personas a hacerlo…un ejercicio de gran generosidad», añadió.

Para todos

La carrera está abierta a cualquier persona, de cualquier edad o condición física, ya sea corriendo o caminando. Lo único que es necesario es que para realizar la experiencia de correr a ciegas, los participantes lo tienen que hacer en parejas, unidos mediante un testigo o cuerda, llevando uno de ellos un antifaz. Y todos los corredores portarán un cascabel de manera simbólica y como señal auditiva para las personas ciegas. El material se les proporcionará gratuitamente antes de la carrera.

  Tras la carrera, se entregará el Cascabel de oro a Ostadar Saiarre Kirol Taldea por su trabajo a favor del deporte inclusivo, difundiendo y fomentando la práctica del deporte adaptado como vehículo de normalización social, apostando entre otras por disciplinas como el surf adaptado, atletismo o boccia.

practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: