En el último congreso del PSC estalló una ovación cuando sonó el nombre de Salvador Illa. Era diciembre de 2019 y ni el más ferviente militante en aquella sala imaginaba que una de las personas más valoradas en el partido, su discreto conseguidor de pactos, acabaría siendo uno de los políticos más conocidos de España por culpa de una pandemia sin precedentes, la COVID-19.

Aunque dentro del socialismo catalán nadie discute el liderazgo de Miquel Iceta, diversas fuentes consultadas por Efe sí que admiten que la emergencia de una figura como la del ministro de Sanidad es positiva porque demuestra que en la formación hay figuras potentes más allá de su primer secretario.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: