Portada

Salón del Automóvil de Barcelona de 1987

consultor seo


El XXIV Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, organizado por Fira Barcelona en 1987, contó con una exhibición masiva de coches japoneses -Nissan, Honda, Toyota, Subaru, Mazda, Suzuki y Daihatsu- y la práctica totalidad de marcas de coches de los países del Este. Sin embargo, hubo un automóvil que se llevó buena parte de la admiración de los visitantes: BMW mostró una de sus estrellas del momento, el 750 con motor de V12.

Esta ‘bestia’ alemana pertenecía a la segunda generación de la serie 7 (la primera se fabricó entre 1977 y 1987). La gran apuesta de la firma bávara era ampliar su gama de motores de seis y ocho cilindros con la incorporación de una nueva propuesta de doce. El modelo estaba disponible con una versión diez centímetros más larga para ofrecer un mayor espacio para los pasajeros de la parte trasera.





El BMW 750 presentado en el Salón del Automóvil de Barcelona de 1987 montaba un poderoso motor V12

El BMW 750 del año 1987 respondía al nombre clave de proyecto E32. Con este socio de 12 cilindros, el Serie 7 acreditaba los 300 km/h de velocidad máxima, si bien fue el primer modelo moderno que se autoimpuso el límite de velocidad de 250 km/h (que muchos modelos siguen manteniendo en la actualidad).

Entre los equipamientos que se mostraron en el salón de Barcelona estaba el teléfono portátil integrado con servicio de fax, enfriador de vino, doble acristalamiento y control electrónico de estabilidad. Como curiosidad, se exhibió del Papamóvil utilizado por el Papa Juan Pablo II en una visita reciente a España.

En su 40 edición, Automobile Barcelona será nuevamente el centro de atención de las principales marcas actuales extranjeras y nacionales. Tiene un crecimiento récord de marcas y de palacios con el atractivo de ser el primer salón del país que celebra su centenario. Ello lo convertirá en el acontecimiento automovilístico del año.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment