La bioquímica especialista en células madre María Salazar es uno de los grandes talentos científicos y una de las pocas que ha logrado hacerse hueco en España, un país con grandes profesionales y modernos laboratorios pero en el que la falta de apoyo institucional empuja a muchos jóvenes científicos a buscar un futuro fuera de España.

Y es que cuando un investigador termina la carrera, dedica unos diez años más a completar su formación con el doctorado y contratos postdoctorales, una etapa de valor añadido que al final del proceso da lugar a un científico -más cerca de los 40 que de los 30- y que, en el caso de las mujeres, suele coincidir con el momento biológico (o la decisión) de una posible maternidad.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: