Mientras el número de casos de coronavirus de Wuhan continúa aumentando de forma vertiginosa en pocas horas en Italia —al menos 76 casos y 54.000 personas aisladas en 11 localidades—, las autoridades sanitarias trabajan sin tregua, con más dudas que certezas, para despejar la gran incógnita de cómo se produjo el primer contagio nacional, lo que permitiría aislar la enfermedad con rapidez y mayor eficacia.

La hipótesis inicial que barajaban los científicos es que el paciente cero del principal foco, en la región de Lombardía —donde se han registrado al menos 54 positivos—, podía ser un empresario de 40 años que regresó de Shanghái el 21 de enero. El primer contagiado dentro de Italia, el llamado paciente 1, un hombre de 38 años, se vio en varias ocasiones con él, en el entorno de Codogno, un pequeño pueblo del norte de Italia, cuando el posible primer portador del virus ya llevaba sano en el país más de 14 días, lo que según la mayoría de expertos dura de incubación. Pero los últimos estudios en China alargan el proceso hasta los 24 días.

El municipio de Cordogno era la única conexión con China —el país donde se originó el brote de coronavirus el pasado diciembre— que habían encontrado los investigadores, pero el probable paciente cero de Italia no ha presentado síntomas de la enfermedad y ha dado resultado negativo en todas las pruebas que le han realizado para encontrar algún rastro del patógeno en su organismo. Aún así, los médicos decidieron continuar realizándole exámenes con la hipótesis de que pudiera haber contraído el virus y haberse curado. Pero el viceministro de Sanidad, Pierpaolo Sileri, ha confirmado este sábado que esta persona nunca ha tenido el virus, ya que no se han encontrado anticuerpos en su sistema inmunitario, por lo que no puede estar en el origen de la cadena de contagios.

Estos resultados aumentaron el desconcierto inicial y tumbaron la principal vía de investigación que se mantenía en país transalpino. Además abrieron la puerta al peor de los escenarios: que se haya perdido el vínculo epidemiológico y no se sepa exactamente cómo se produjo el primer contagio en territorio italiano. Lo que da paso a posibilidades inquietantes sobre el control efectivo que las autoridades tienen sobre la situación y sobre la forma en la que se transmite el virus.

Como explicó el consejero de Sanidad de Lombardía, Giulio Gallera, los investigadores, que en todo momento han descartado la probabilidad de una epidemia y han pedido que no se caiga en el alarmismo, manejan todo tipo de hipótesis, aunque la de este posible paciente cero era una de las principales y estaba reforzada por el hecho de que su cuñado también ha dado positivo en las pruebas de Covid-19.

El primer ministro, Giuseppe Conte, ha confirmado este sábado en torno a la medianoche, al término de un consejo de ministro extraordinario, que no se ha conseguido localizar al paciente cero que ha originado la transmisión del virus y que para el Gobierno definir la cadena de contagios sigue siendo uno de los principales objetivos pendientes. Además, ha anunciado medidas especiales para contener la propagación del patógeno, como restricciones de las salidas y las entradas en las zonas afectadas.

Las autoridades locales ya habían puesto en marcha entre el viernes y el sábado un protocolo que consiste en la reconstrucción con la mayor precisión posible, de los pasos del paciente 1, que también ha infectado a su esposa, que está embarazada. Todos los casos de Covid-19 que se han registrado en Lombardía, 46 a última hora de la tarde del sábado, han estado en contacto directo con ellos de una u otra forma. Como primera medida de urgencia, cumplirán cuarentena obligatoria en diferentes localidades 250 personas que, o bien han compartido el mismo espacio durante un periodo prolongado de tiempo o bien han pasado por el mismo centro de salud de Codogno al que acudió el primer infectado. Este ambulatorio hasta ahora es el mayor foco de contagio y donde han contraído el patógeno tanto personal sanitario como otros pacientes, entre ellos la mujer fallecida de 77 años. Algunos contagiados también habían coincidido practicado deporte con el paciente 1, como el primer caso registrado en una ciudad grande, Turín, que había participado en una maratón con él.

Giuseppe Conte ha asegurado también que la tarde del sábado una familia que se encontraba en Lombardía, el principal epicentro, se ha saltado voluntariamente la cuarentena obligatoria a la que debería someterse y se ha trasladado hacia el sur del país. Según ha explicado Conte, que hizo un llamamiento a la responsabilidad para evitar este tipo de situaciones, las autoridades sanitarias localizarán a estas personas en su destino y les impondrán “medidas de prevención fundamentalmente en su propio interés”. El primer ministro ha considerado que la situación, “en constante evolución”, no es tan extrema como para establecer prescripciones más restrictivas.

A última hora de la tarde del sábado Italia reconocía solo dos focos activos de transmisión del virus: uno en la región de Véneto, del que se desconoce completamente el origen de la cadena de contagios y donde se registró la primera víctima mortal, un hombre septuagenario que padecía otras complicaciones respiratorias. Según los primeros informes de las autoridades sanitarias, ninguno de los 17 primeros contagiados había estado en China, ni tampoco en contacto con personas que hubieran estado en el país asiático. Y otro, el principal epicentro, que se encuentra en la región de Lombardía del que, al contrario de lo que se pensaba inicialmente, tampoco se tiene claro el origen.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: