Albert Rivera cree que todavía hay tiempo para evitar que el país vaya a elecciones aunque el Rey esta tarde no encargue la formación de Gobierno a Pedro Sánchez. El líder de Ciudadanos considera que hasta que el día 23 de septiembre se disuelvan automáticamente las Cortes es posible una negociación que haga prosperar la investidura del líder socialista. Así se lo ha comunicado a Felipe VI en su reunión esta tarde en La Zarzuela. «Si Sánchez rectifica, todavía hay tiempo para que España se ponga en marcha», ha defendido Rivera en su comparecencia posterior en el Congreso.

Rivera afirma estar dispuesto a negociar con Sánchez después del día de hoy su investidura si este acepta las condiciones que ha planteado. «Si me llama mañana para trabajar en esas condiciones, nosotros estamos disponibles», ha reiterado el líder de Cs, que considera que Sánchez está ante una «dicotomía»: o aceptar un Gobierno de coalición «con sus socios», esto es, Unidas Podemos, o la solución «con los constitucionalistas», PP y Ciudadanos. «Mientras haya tiempo material, nosotros estamos con el teléfono abierto. Si eso sucede, estamos dispuestos porque creemos que sí hay tiempo», ha abundado Rivera.

El líder de Ciudadanos lanzó el lunes una sorpresiva oferta de abstención en la investidura de Sánchez condicionada a cuatro exigencias, y que ha terminado en un cruce de acusaciones con el PSOE. Rivera reclama a Sánchez la ruptura del acuerdo de Gobierno en Navarra y que se negocie otro entre el PSN y Navarra Suma (la coalición de PP, Ciudadanos y UPN), que se comprometa por escrito a no indultar a los líderes del procés, constituir una mesa para estudiar una posible aplicación del 155 en Cataluña, así como un compromiso de que no se subirán los impuestos a las familias y los autónomos. Con todo ello, Cs podría abstenerse siempre y cuando se sumara también el PP, aunque los populares no se han movido del no.

El presidente le ha hecho llegar un documento dándole garantías de algunos puntos, sobre todo de la aplicación del 155 si fuera necesario, y de que no habrá subidas de impuestos a los trabajadores. En el documento, el PSOE no ofrece romper el Gobierno de Navarra, sino garantías de que es un Ejecutivo constitucionalista, y señala que no puede prometer que no habrá indultos antes de que haya una sentencia del Tribunal Supremo sobre los políticos independentistas, algo que no cumple con las reclamaciones de Rivera. La respuesta es, para Ciudadanos, «una tomadura de pelo». «Pretende despacharla con falsedades», se ha quejado Rivera.

El líder de Cs ha dejado una puerta abierta al acuerdo pero al mismo tiempo ha sido muy duro con Sánchez si este no acepta sus exigencias. «Si Sánchez nos lleva a elecciones tirando por la borda una propuesta con los constitucionalistas y sus socios, Sánchez es el problema». «Si Sánchez fuerza unas elecciones, el problema se llamará Pedro Sánchez», ha insistido.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: