Inés Arrimadas, portavoz parlamentaria de Cs, y Albert Rivera, líder del partido, en el Congreso. En vídeo, delaraciones de Rivera. Mariscal (EFE) | atlas

Albert Rivera se revuelve contra el intento del PSOE de atraer a sus votantes centristas. El líder de Ciudadanos ha salido este jueves al ataque contra el líder socialista, a quien va a situar en el eje de su campaña para el 10 de noviembre,  igual que hizo en la anterior. En nada afecta que Ciudadanos ofreciera en el último momento una abstención condicionada a la investidura de Pedro Sánchez: el partido vuelve a la carga contra el presidente en funciones, con más motivo si cabe porque este rechazó su oferta, y en el contexto de que los socialistas han puesto en la diana a sus votantes de centro. En el primer día de precampaña, Rivera ha sacado la artillería contra Sánchez. «Se ha convertido en un obstáculo para la política española». «Es el problema». «No tiene remedio».

Rivera argumenta que Sánchez se ha revelado como el obstáculo y el problema para la política del país porque «es incapaz de ceder y llegar a acuerdos». «Lleva bloqueando España cuatro años», ha afirmado en una entrevista en COPE, «primero en la oposición y luego en el Gobierno». El líder de Cs ha recordado que, siendo Sánchez secretario general del PSOE, se opuso a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy en 2016, con el famoso «no es no» al PP. «Le tuvieron que echar de su partido para que el PSOE se abstuviera», ha rememorado Rivera, que culpa al presidente en funciones también de esta repetición electoral.

El presidente de Ciudadanos ha llamado a votar por su partido a los «descontentos del PSOE» y a los «moderados», y se ha mostrado convencido en que la gente seguirá votando también a las nuevas formaciones como lleva haciendo en otras tres elecciones generales en los últimos cinco años. En respuesta a la información de EL PAÍS acerca de que el PSOE va a moverse al centro en esta campaña precisamente para atraer al electorado de Ciudadanos, Rivera ha desdeñado ese tipo de cálculos de «gurús». «¿Van a cazar votos? ¿Qué se han pensado, que la gente es tonta? Vota lo que le da la gana. Y llevan cinco años votando a cinco partidos», ha afirmado en una intervención ante su grupo parlamentario. «A los que van a cazar votos o votantes como si fueran números, les digo que son personas, familias, y tienen su derecho a votar».

En su disputa con el PSOE, la cúpula de Ciudadanos cree que los socialistas no están tan fuertes, porque los votantes les van a culpar mayoritariamente por la repetición electoral. En la dirección calculan que Sánchez va a comenzar ahora una agenda mediática muy fuerte —hoy el líder del PSOE es entrevistado en La Sexta— centrada precisamente en tratar de despojarse de esa culpa por la vuelta a las urnas. Y transmiten tranquilidad sobre las encuestas —el promedio de sondeos para EL PAÍS sitúa en el 13,1% a Ciudadanos (frente al 15,86% que obtuvo en abril)— porque es habitual que el partido aparezca, sobre todo al comienzo de la campaña, minusvalorado. Esto es, según explican en la dirección, porque su votante es más volátil porque está menos ideologizado y decide su voto cuando quedan pocos días para meter la papeleta en la urna.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: