El Barcelona vivió un retorno a la Liga Santander plácido, sencillo, en Mallorca (0-4), al que derrotó sin paliativos al amparo de un partido que encarriló a los 65 segundos con un gol del chileno Arturo Vidal, lo que obliga al Real Madrid a no fallar el domingo ante el Eibar en el Alfredo di Stéfano, mientras que el colista Espanyol fue el gran beneficiado en la lucha por la permanencia y sueña con fundamento con la salvación.

El tanto del internacional chileno, una de las novedades en el once inicial de Quique Setién junto al defensa uruguayo Roland Araujo y al danés Martin Braithwaite, allanó el camino de la vuelta tras el parón de tres meses por la pandemia del coronavirus al cuadro barcelonista.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: