La plaza de Espanya de Barcelona fue la noche de este lunes el escenario de un desagradable incidente que, por unos instantes, mantuvo en vilo a las personas que paseaban por la zona. Sobre las 9.20 horas de la noche, un niño de 6 años de edad cayó por los conductos de ventilación de la red eléctrica.

El pequeño Karim, protagonista del suceso, estaba jugando con su hermana cuando se subió a un pivote, que se encontraba mal sujeto. El elemento cedió y cayó al suelo, dejando al descubierto el conducto de ventilación, espacio por el que el muchacho se precipitó.





Imagen de la zona en la que cedió el pivote, provocando la caída del niño
(Toni Muñoz)

La incertidumbre y la preocupación se apoderaron de los presentes, entre ellos su madre, al no escuchar en un primer momento la voz de su hijo desde el fondo del conducto, de unos 4 metros de profundidad.

Rápidamente, varias personas que contemplaron el accidente se aproximaron para intentar ayudar e iluminar con los teléfonos móviles el conducto. El alivio llegó después de que el pequeño recobrara el conocimiento.


El pequeño fue trasladado a Sant Joan de Déu

A los pocos minutos llegaron efectivos de Bombers, Servei d’Emergències Mèdiques y la Guàrdia Urbana, que tuvieron que acordonar la zona para alejar a los transeúntes que se habían acercado para tratar de ayudar, antes de iniciar la operación de rescate.

En apenas un cuarto de hora, el pequeño fue sacado a la superficie. Una primera inspección en una ambulancia del SEM certificó que el muchacho se encontraba bien pese haber sufrido una contusión en la pierna. Sin embargo, y para despejar cualquier duda, Karim fue trasladado a Sant Joan de Déu.





Los bomberos procedieron a precintar el respiradero, así como a revisar el resto de conductos de la plaza para asegurar que no se volvería a repetir un incidente parecido. Tras lo ocurrido, las autoridades han abierto una investigación para conocer las causas del accidente.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: