La Policía Nacional ha rescatado en Barcelona a un niño que el pasado 12 de junio fue secuestrado en Kruisstratt (Holanda). El padre y un amigo suyo arrebataron a la madre al menor y lo introdujeron por la fuerza en un vehículo. La colaboración entre las autoridades holandesas y los agentes españoles ha sido clave para localizarlo en la capital catalana.

El progenitor del niño ha sido descrito por la policía holandesa como una persona “violenta y peligrosa” que cuenta con numerosos antecedentes por delitos violentos. Se temían que se encontrase armado en Barcelona, pero la operación de rescate ha sido limpia. El niño se encuentra en buen estado y por el momento hay un detenido, cuya identidad aún no ha trascendido.





En el operativo de rescate ha sido necesaria la intervención del Grupo Operativo Especial de Seguridad de la Policía Nacional. Como puede verse en las imágenes que han distribuido los agentes, entraron en la finca derribando la puerta y sacaron de allí primero a un hombre detenido y a continuación al menor.

Según ha explicado en un comunicado la Policía Nacional, la investigación empezó el pasado 27 de julio cuando recibieron una Orden Europea de Investigación emitida desde los Países Bajos. Los agentes holandeses realizaron varias gestiones en torno al padre, que se estaba divorciando de la madre, y llegaron a la conclusión de que podría estar en Catalunya.

Un educador de un centro de acogida catalán se ha hecho cargo del niño a la espera de que sea devuelto a su madre en Holanda. Es ella la que ostenta la patria potestad y custodia en exclusiva. Por el momento, la Policía Nacional no ha localizado al padre, ya que no estaba en el interior de la vivienda.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: